BENDECIRE AL SEÑOR

FEBRERO 2014

BENDECIRE AL SEÑOR“Yo espero en el Señor con toda mi alma, confío en su Palabra” (Sal 130, 5).

————————————————————————————————————–

No son momentos fáciles por los que está pasando la sociedad ante tantos problemas que pueden dañar lo más íntimo de la persona como es mirar con desconfianza a los que nos rodean o dudar si la vida sigue teniendo sentido. ¿Qué esperamos? ¿En quién esperamos? Son preguntas existenciales que todos nos hacemos. La vida es lo más maravilloso que hemos recibido y de la que podemos gozar para bien de nosotros y de los otros, puesto que ella está marcada y sellada por el amor de Dios. Nos cuesta elevar la mirada pero al final nos mueve también la seguridad del salmista: “Yo espero en el Señor con toda mi alma, confío en su Palabra”.

La esperanza tiene como base la certeza de saber en quién se espera o en qué esperamos. De un modo especial esperamos en alguien que tiene en sus manos nuestra vida, nuestras ilusiones o fracasos, nuestros proyectos o nuestros programas. Al final nos sentimos sin fuerzas o muy limitados. ¿A quién puedo acudir? Sólo espero en el Señor con toda mi alma. No conozco a nadie, siendo sincero, que pueda decir que se basta por sí mismo y no necesita de nadie. Cuando las fuerzas flaquean ¿quién puede consolarme o fortalecerme?: El Señor, al que acudo con toda mi alma, me consuela y fortalece

La esperanza es también confianza. Si espero algo es porque tengo confianza. Y confiar es fiarse, vivir con más seguridad. La confianza es tener fe y creer que Dios es el amigo que nunca nos falla. Está cercano y nos socorre aunque permita que pasemos por veredas oscuras. Sabemos que él nos sostiene y nos vigila como el padre o la madre al hijo.

Tema de meditación y reflexión:

Durante este mes podemos hacer un elenco de situaciones, proyectos o ilusiones en los que pongo todo empeño. Es momento de apuntar en qué o en quién apoyo mi esperanza. Leyendo la Sagrada Escritura nos puede servir para profundizar ya no sólo en lo que espero sino en quién confío. Meditemos a la luz de la Palabra de Dios.

 

Compromiso PARA EL MES:

Si Dios es la seguridad de nuestra esperanza y confiamos con todas las fuerzas en su Palabra, vivamos a fondo este encuentro en la oración y salgamos para acercarnos a las personas que se encuentren sin esperanza: solos, enfermos, desconsolados, desesperados… Que ningún día pasemos de largo o nos recluyamos en nuestro campamento de comodidad. Recemos: “Señor acudo a ti porque eres mi esperanza y confío en ti porque nunca me dejarás. Haz que todo el género humano encuentre la fortaleza en tu Amor”.