Luis Oroz

Catorce años codo con codo

luis oroz(D. Luis Oroz, actual párroco de San Miguel de Pamplona)

Sus colaboradores en aquellos años de Pamplona, valoramos mucho a Don Fernando; él sabe que le queremos. Seguimos valorando la profundidad de su fe, su honestidad humana e intelectual,  su espíritu libre y de convicciones profundas, su lealtad y nobleza, su entrega,  sabiduría y claridad ante los desafíos del momento, su bondad. Es un obispo al servicio de la Iglesia, sin ambiciones humanas, ni de puestos ni de títulos; con dotes de gobierno. Cuidaba mucho la colaboración y el trabajo en equipo. Es bien conocido entre nosotros su  estilo de vida sencilla. Fue tal su confianza y cordialidad, que de colaboradores nos convirtió en amigos.

Desde esta cercanía quisiera:

1º.- Dar gracias a Dios por este nombramiento de Cardenal de la santa Iglesia, tan merecido, con el que el Papa Francisco ha querido reconocer a su persona y a su fecundo ministerio pastoral. Y dar gracias al Papa Francisco por contar de cerca con nuestro Arzobispo emérito.

2º.- Expresarle a Don Fernando una vez más el testimonio de nuestra admiración, afecto y gratitud. Y decirle que seguimos rezando por él para que el Señor le conceda buena salud y larga vida, para que continúe iluminando y sirviendo a la Iglesia, ahora cerca del Papa, de palabra, obra y por escrito.

¡Qué importantes sus muchos servicios a la Iglesia! A nuestras diócesis de Pamplona/Tudela, ha entregado catorce años de su vida y ministerio, dejando una profunda huella personal y pastoral. En todo momento nos ha alentado a vivir con fidelidad y alegría el amor a Cristo y a la Iglesia.

Me alegra este reconocimiento cardenalicio porque es y ha sido un gran teólogo y buen pastor, apasionado por Dios y por el anuncio del Evangelio de Jesucristo al mundo, con una acertada visión de la realidad, siendo un adelantado en contagiar su entusiasmo por la evangelización. Ya el año 1991 escribió su primer libro “Nueva Evangelización”, al que han seguido “Evangelizar” en 2010, y, “La Fe que nos salva”, en 2012.

El de don Fernando ha sido un magisterio valiente y clarificador. Va siempre a lo esencial. Un sabio pastoreo en la animación de muchos proyectos pastorales.  Durante toda su vida, ha llevado a la práctica su lema episcopal, “Véritas in caritate” -primacía de la verdad y del amor-. Su solicitud pastoral, en contacto con los diocesanos y con el latir de la vida y de la realidad, se encarnaba entre “los gozos y esperanzas, las angustias y tristezas de los hombres de nuestro tiempo …” (GS 1) que han sido ”su gozo y su corona” (Flp 4,1). Así su empeño y esfuerzo en el aprendizaje del euskera, y el estudio a fondo de nuestra historia, tradiciones, cultura, etc.

Felicidades y gracias a don Fernando y a su familia. Y a la Congregación de los Claretianos. Y a la Diócesis de Málaga. Nos felicitamos todos y damos gracias a Dios. n