Reyes Félix Y Javier1

Con las víctimas del terrorismo

Reyes Félix y Javier1En la serena morada de su hogar de Sarriguren Reyes Zubeldía, viuda de José Javier Mújica, asesinado en Leiza el 14 de julio de 2001, a los 59 años de edad, sigue su vida acompañada por el cariño de los familiares, la cercanía de sus vecinos y el cuidado pastoral de la parroquia. Nos acercamos a ella con admiración y respeto acompañados por su párroco D. Javier Ecay.

La Verdad: Sra. Reyes, venimos a hacerle una entrevista para el Semanario La Verdad sobre su relación con D. Fernando como víctima del terrorismo.
Reyes: Pues, no me hables de Ud.

La Verdad: Bien, con toda confianza, dinos: ¿qué sentiste al enterarte de que el Papa había nombrado cardenal a Mons. Fernando Sebastián?

Reyes: Mucha alegría, muchísima alegría. Enseguida le llamé a nuestro párroco y a los familiares y amigos víctimas del terrorismo.

La Verdad: ¿Cuándo fue la primera vez que conociste a D. Fernando?

Reyes: En la muerte de mi marido. Vino enseguida a mi casa. Antes había estado en la parroquia, pero era distinto. Cuando de veras lo conocí bien cercano fue rezando en mi casa teniendo las cenizas de mi marido en una urna que puse al lado de la imagen de la Virgen de Lourdes. Rezó un responso y nos dio una bendición a toda la familia. Después celebró el funeral en la Iglesia. Fue muy atento con todos nosotros toda la vida. Desde entonces más. Antes no teníamos una cercanía tan próxima.

La Verdad: ¿Tenéis algunos encuentros las víctimas del terrorismo?

Reyes:pero especialmente a mí me ayudó muchísimo. Cuando les he dicho a los familiares que veníais de La Verdad a hacerme una entrevista me han dicho: amá, nos parece muy oportuno para que puedas agradecer a D. Fernando el cariño con que nos acompañó.

La Verdad: Así es, nos ha parecido oportuno hacerte esta entrevista porque pensamos que representas bien a las víctimas del terrorismo por tu entereza en momentos tan trágicos y por tu recuperación para seguir viviendo la vida positivamente. ¿De dónde has sacado esa fortaleza y capacidad de recuperación?

Reyes: Ante todo me parece que he sido como todos los demás. No he hecho ninguna cosa especial. Lo normal de un cristiano. El asesinato de mi marido fue una tragedia durísima como las de los demás. Me fui sobreponiendo gracias a la fe. Siempre he tenido una cercanía con la Iglesia y la religión. Recuerdo que desde muy niña quería ir siempre a la iglesia con mi padre, que falleció cuando tenía cinco años, en mi pueblo natal de Amézqueta (Guipúzcoa). Aquello me ha hecho muy fuerte, muy fuerte. La fe me ha ayudado muchísimo a perdonar, no conservar rencor y superar un trauma tan grande.

La Verdad: ¿Qué apoyos has tenido a nivel humano par seguir adelante con esa paz, alegría y felicidad que vemos tienes ahora?

Reyes:! Tengo unas amistades estupendas con quienes comparto buenos ratos. La parroquia y lo que significa llena mi vida.

La Verdad: ¿En la parroquia habéis tenido alguna celebración?

Reyes: Sí, hemos encontrado el cariño y el apoyo total de nuestro párroco D. Javier Ecay que acogió con solemnidad las cenizas de mi marido, celebramos una Eucaristía y las depositamos en el columbario.  En los momentos más importantes siempre nos hemos preparado rezando, como antes de ver cara a cara a los asesinos de mi esposo. En la parroquia me siento querida como en mi casa. Tengo costumbre de venir a la segunda misa de los domingos y coincido con las personas que salen de la primera. Es uno de los momentos más agradables de la semana. ¡Hola, Reyes, qué tal estás, cómo está la familia…! Nos saludamos, me expresan su afecto, nos damos noticias, me acompañan paseando hasta casa.

Aquí interviene el párroco para apuntillar que: “somos una parroquia en la que toda la comunidad parroquial siempre está en solidaridad con ella. No vive ninguna tensión de si se está o no se está, porque todos están  al cien por cien con ella.”

Reyes: Yo estoy, muy, muy contenta. Soy una persona que enseguida me hago con la gente con la que me encuentro. Me quieren mucho y yo también le quiero mucho a la gente.

La Verdad: Tú puedes decir de verdad a otros que tienen problemas una palabra de aliento, de paz, de confianza en Dios.

Reyes:

La Verdad:. Para terminar ¿qué le dirías hoy a D. Fernando?

Reyes: Que se merece que lo hagan cardenal. Todos los días lo recuerdo y rezo por él. Y creo que eso hacen también las víctimas del terrorismo que le tocó acompañar.