Juan Jose Rubio Luuis Oroz

Cronica del primer consistorio

Juan Jose Rubio, Luuis OrozEl pasado sábado, día 22 de febrero, tuvo lugar en la basílica de San Pedro del Vaticano el primer consistorio del papa Francisco. Fueron proclamados 19 nuevos cardenales, procedentes de los cinco continentes. El colegio cardenalicio muestra así cada vez más claramente la catolicidad de la Iglesia universal. Esta celebración es una muestra del camino de la iglesia que se va renovando.

Entre los nombrados tuvimos la alegría de ver a nuestro arzobispo emérito de Pamplona y Tudela D. Fernando Sebastián. A partir de ahora llevará el título de Eminencia y se llamará Fernando Cardenal Sebastián. El papa les ha dicho que “caminar con Jesús es nuestra alegría. No es fácil ni cómodo. El camino que escoge Jesús es el de la cruz”. Les  ha recordado lo que  dijo a los cardenales que le eligieron. Tres verbos que expresan actividad, movimiento, vida y son tres actitudes de la Iglesia: caminar, construir, confesar. La mentalidad de los cardenales ha de ser todo lo contrario a la del mundo. El Papa en su homilía les ha recordado que son seguidores de Jesucristo que camina delante de nosotros y sube a Jerusalén, camino del calvario.

En el momento de ponerle el anillo, de imponerle el capelo y entregarle el título cardenalicio hemos apreciado en las imágenes del abrazo de paz un gesto de especial complicidad y compromiso. El papa es lector de las publicaciones del Cardenal Sebastián con quien ha mantenido una excelente relación a partir del Sínodo sobre la Vida Consagrada del año 1994, en el que Cardenal Sebastián tuvo una ponencia.

La presencia del papa emérito, muy querido y recordado, Benedicto XVI, situado en primer lugar entre los nuevos cardenales fue una grata sorpresa y una presencia muy significativa. Allí se situó, con la humildad que le caracteriza,  como indicando que es el primer colaborador, consejero y apoyo del papa Francisco. El abrazo entre ambos, sonrientes y felices, manifestó la relación sincera y profunda que mantienen. Esta imagen ya se normaliza en la Iglesia.

La representación de nuestras diócesis ha sido encabezada por el Sr. Arzobispo D. Francisco Pérez y el obispo auxiliar Mons. Juan Antonio Aznárez. Un buen grupo de eclesiásticos y laicos diocesanos le han arropado en el día en el que se le veía a nuestro cardenal feliz como nunca. Por la tarde del sábado tuvieron ocasión de felicitarle personalmente y de compartir un almuerzo en la Embajada de España ante la Santa Sede.

El domingo día 23, tuvo lugar la misa solemne concelebrada por los nuevos cardenales con el papa y más de doscientos cardenales en la Basílica del Vaticano. El papa insistió una vez más que “ser cardenal no es entrar en una corte sino en la Iglesia de Roma”. Terminó su homilía pidiendo que “permanezcamos unidos en Cristo y entre nosotros. Les pido su cercanía con la oración, el consejo, la colaboración”. Estos tres quehaceres son un buen programa que nuestro Cardenal Sebastián cumplirá con creces.