Ante el atentado contra la Universidad de Navarra

Nota del Arzobispo de Pamplona, Mons. Francisco Pérez González. Pamplona, 30 de octubre de 2008

Ante el atentado que ha tenido lugar esta mañana en el edificio Central de la Universidad de Navarra deseo hacer público, en mi nombre y en el de toda la Iglesia diocesana, el sentimiento de dolor y rechazo que estos actos nos producen.

El primer sentimiento que se levanta en mi corazón es el de una gran compasión y solidaridad con los heridos de este atentado. Compasión que quiere ser oración por ellos y afecto y apoyo para los familiares, compañeros y amigos de los afectados. Quiero también manifestar mi especial cercanía de Obispo y Pastor con toda la Comunidad Educativa de la Universidad de Navarra encabezada por su Gran Canciller y por su Rector. Me siento muy unido a todos los que en ella trabajan o estudian.

En el nombre de Dios, en nombre de los sentimientos más nobles y más profundos que alientan en los corazones de los cristianos y de todas las personas rectas y sensatas, tenemos que condenar absolutamente estas atrocidades. No hay ninguna ideología, ningún proyecto político, que pueda justificar el desgraciado atentado de esta mañana.

El buen Dios de la paz, la presencia de Jesucristo, Príncipe de la paz, la acción santificadora del Espíritu Santo nos ayuden a estar a la altura de las circunstancias, a cumplir cada uno nuestras obligaciones y a luchar juntos, con las armas de la justicia y de la convivencia civilizada, contra esta amenaza del terror. Que nuestra Madre del Amor Hermoso, nos dé pronto a todos el gozo y la paz.

+ Mons. Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela