Violencia ¡no!, justicia y reconciliación ¡sí!

Carta enviada por Mons. Francisco Pérez González, Arzobispo de Pamplona-Tudela, a D. Pablo Amorena, párroco de Falces y a Dña. María Jesús Ortega, feligresa y miembro de la Coral de Falces, con motivo del violento acto del que han sido víctimas.

Querido D. Pablo:

Te quiero expresar en estos momentos mí más sentido dolor y cercanía por la agresión que has recibido. Estoy seguro que tu dolor no es tanto el físico sino sobre todo el dolor moral al ver que unas manos descontroladas, tanto a ti como a Dña María Jesús Ortega, han ejercido algo de lo que siempre hemos de condenar: la violencia.

Nos duele tal actitud violenta y el pueblo entero de Falces lo ha condenado como también lo hará la Justicia. Me uno a vuestro dolor y ruego al Señor de la misericordia que haga recapacitar a los agresores para cambiar su forma de actuar puesto que las expresiones violentas no son caminos de paz y armonía social.

Me encuentro en Roma en un Congreso de Obispos de todo el mundo. En la Eucaristía de hoy os recordaré a ti y a Dña. María Jesus y pediré para que las heridas que produce la violencia sean curadas por la fuerza del amor cuyo mayor ejemplo es Cristo. Con todo mi afecto y cariño os bendigo.

 

+ Francisco Pérez González,

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela