Javeriada Niños/ Marzo de 2009

Queridos niños:

          Me estoy imaginando a todos los niños navarros que peregrinan hacia Javier. En vuestras familias tanto los abuelos como los padres os irán narrando la experiencia que ellos hicieron cuando tenían vuestra edad. Para Navarra es una gloria que haya nacido el Patrón de las Misiones y su ejemplo nos ha de ayudar a vivir hoy con alegría la fe y el amor a Jesucristo como él lo vivió. También San Francisco Javier vivió de pequeño el amor a Dios y si os habéis fijado en la imagen del Cristo Crucificado, con la cara sonriente, que está en una Capilla lateral del Castillo; a sus pies y con la mirada fija ¡cuántas veces no rezaría San Francisco y le pediría que fuera un buen discípulo suyo! Él marcó su vida e hizo posible que tuviera la valentía de marchar a las misiones de Asia.

          El Papa Benedicto XVI hablando a los niños os ha dicho que seáis unos “buenos amigos de Jesús” y para ello habéis de imitar la vida de los Santos. Ya os habrán dicho en el Colegio o Escuela donde estudiáis que este año conmemoramos a San Pablo y él fue un discípulo muy valiente y no tuvo ningún reparo de pasar por dificultades y tribulaciones con el fin de llevar el mensaje de Jesús a los demás.

           Por ello os invito, queridos niños, que este año nos acordemos, en la Peregrinación a Javier, de pedir mucho a Jesús que os ayude a vivir un amor sincero para que al estilo de San Pablo y de San Francisco Javier sepáis dedicar vuestra vida a ser mensajeros gozosos de la Palabra de Cristo y para que la paz se haga cada día más efectiva en el mundo entero. Vosotros sabéis que hay aún muchos niños que están bajo las amenazas de las guerras, bajo las amenazas de la violencia de todo género, bajo las garras del hambre y de la falta de educación. Que seamos amigos entre todos y nos amemos como Jesús nos ha amado.

            Os deseo que vayáis a Javier con esta disposición y que todos los días recéis ante Jesús y cuando vayáis a vuestras Parroquias para celebrar la Misa del domingo le pidáis por Navarra y por todas las familias que habitan esta hermosa tierra para que estemos muy unidos y que trabajemos juntos para formar una sociedad alegre y que nunca se pierda el amor de los unos con los otros poniendo como testigo a Jesús nuestro Amigo.

Con mi afecto, cariño y bendición. Vuestro amigo.