Somos parte de una Iglesia que acompaña y ayuda. Día de la Iglesia Diocesana 15-11-2009

              La iglesia quiere vivir muy cercana a vosotros y ser sembradora de esperanza. El anuncio del Evangelio, la atención espiritual y humana que realiza, manifiestan y hacen creíble en infinito amor de Jesucristo a los hombres. En ella encontramos el sentido de la vida permitiéndonos descubrir el Evangelio como Buena Noticia para todos los hombres. Es la Iglesia la que nos acompaña en todos los momentos de nuestra existencia, sean alegres o tristes, porque es nuestra Madre, porque en su seno hemos nacido a la fe.

              En estos momentos de profunda crisis económica, el acompañamiento y la ayuda de la Iglesia son de una gran esperanza para una sociedad dolorida. Los católicos tenemos que ser personas dispuestas a escuchar y ayudar como expresión de nuestro compromiso creyente. Pertenecemos a una diócesis, porción del pueblo de Dios presidida por el Obispo, pertenecemos a una parroquia en la que vivimos la fe y somos testigos de ella. Tanto en la diócesis como en la parroquia experimentamos y celebramos el amor de Dios que hemos de transmitir a todos los hombres.

              Para que quienes acuden a la Iglesia buscando ayuda puedan encontrar en ella una respuesta adecuada, es necesario que disponga de los medios necesarios. La colaboración de los católicos y de los que valoran su labor es indispensable. En estas circunstancias es, más que nunca,  expresión de vuestro compromiso eclesial. Todos tenemos que participar en la Iglesia y colaborar económicamente en su sostenimiento. Todos somos necesarios.

              Gracias por vuestro compromiso. Gracias por participar en este Día de la Iglesia Diocesana.