JORNADA DE LA SAGRADA FAMILIA 27-12-2009

El día 27 de diciembre celebramos la fiesta de la Sagrada Familia y en este año sacerdotal tiene una significación especial; de ahí que el Papa nos haya invitado a detenernos  para contemplar juntos el Corazón traspasado del Crucificado puesto que  “en el Corazón de Jesús se expresa el núcleo esencial del cristianismo”.

Este es mi deseo también para este año en nuestra Diócesis de Pamplona-Tudela. Os invito a todos especialmente en este año a  poner la mirada en el costado traspasado de Cristo. Pues estoy convencido de que solo así lograremos lo que nos pide el Papa: salir de nosotros mismos y abandonar nuestras seguridades humanas para fiarnos de Él y, siguiendo su ejemplo, hacer de nosotros mismos un don de amor sin reservas”. Don de amor a Jesucristo presente y vivo en la Eucaristía, y de amor a Jesucristo escondido en los necesitados, ya que también “contemplar «al que traspasaron» nos llevará a abrir el corazón a los demás, reconociendo las heridas infligidas a la dignidad del ser humano; y nos llevará, en especial, a luchar contra toda forma de desprecio de la vida y de explotación de la persona, y a aliviar los dramas de la soledad y del abandono de muchas personas”(Benedicto XVI)).

Para ayudar a centrar esta mirada deseo que nuestra Diócesis de Pamplona-Tudela, toda Navarra, se consagre al Corazón de Jesús el 19 y 20 de Junio de 2010.  Consagrarse es ese “hacer de nosotros mismos un don de amor sin reservas”. “Su Corazón divino llama a nuestro corazón y nos invita” a vivir en entrega y servicio permanente

Como signo y fruto de este amor que el Señor nos pide, deseo erigir un monumento al Corazón de Jesús para la veneración de todos y deseo  también fundar una casa de acogida que salga en ayuda de la mujer gestante y para favorecer la cultura de la vida. Os ruego que colaboréis con estos proyectos.

Para preparar ese solemne acto de Consagración deseo también que se realicen momentos oracionales de consagración previas en los distintos ámbitos: los niños, los jóvenes, los mayores, los seglares, los consagrados, los sacerdotes… y comenzaremos por consagrar las familias al Corazón de Jesús el próximo 27 de este mes de diciembre, en el domingo de la Sagrada Familia, que se realizará en la Catedral y en las Parroquias. Que cada uno de nosotros con la oración y con espíritu abierto en la caridad se disponga generosamente a todo esto de lo que espero muchas bendiciones para nuestra tierra de Navarra.

La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Una sociedad sin el vivir y gozar de la familia es una sociedad que se derrumba y cae por el precipicio de la desesperanza, de la desilusión y de la fragmentación. La familia es lo más hermoso que existe, de ahí que pidamos con insistencia al Corazón de Jesús para que cuide de los matrimonios y de las familias a fin de que el designio amoroso de Dios progrese y llegue a su plenitud.