DSC02395

Carta de la Primera Javierada

DSC02395Queridos peregrinos de las Javieradas:

El Espíritu del Señor nos convoca a salir de nosotros mismos caminando a Javier. Una larga trayectoria de casi setenta y cinco años avalan que lo que se hace por amor a Dios permanece en el tiempo. Los tiempos cambian de forma vertiginosa pero los destellos del amor de Dios que son los santos siempre brillan como San Francisco Javier.

Este año hemos elegido como lema: “Cristo conect@. Un camino por recorrer”. Son nomenclaturas modernas que vamos entendiendo incluso los mayores porque los jóvenes están inmersas en ellas. El logotipo de este año es un camino por recorrer: una cruz sencilla en cuyo centro aparece el rostro del “Cristo de la sonrisa” que está en la capilla del castillo de Javier, y rostros de jóvenes, mayores, niños, sacerdotes y misioneros que representan a todos los peregrinos. Esta cruz se abre al mundo entero representado en el globo de la tierra. En un lateral se vislumbra el castillo de Javier en cuya almena aparece el rostro de San Francisco Javier, modelo de misionero que se entrega a la voluntad de Dios.

El mensaje central es Jesucristo, conexión permanente del amor de Dios y que a su vez nos conecta con nosotros mismos y con los demás. Ser peregrino hacia el castillo de Javier es vernos conectados en el camino, con los compañeros de viaje y con Jesús, que es “Camino, Verdad y Vida”. Jesús se abre a todos, como una gran puerta digital, que está permanentemente abierta a todos los que por senderos distintos buscan y tienen sed de Dios, aunque muchos de ellos no lo sepan.

Por eso hemos de estar atentos, en estas Javieradas, para vivirlas con intensidad de fe, en comunicación con Dios, a través de la oración que es, en definitiva, dialogar con Dios. La lectura de la Palabra de Dios es como el oxígeno para nuestra alma, por la cercanía a los sacramentos del perdón y de la eucaristía que nos ayudan a abrazar a Dios y por la cercanía al prójimo, de cada día, de modo especial a los más necesitados de cercanía y fraternidad. Son momentos importantes para nuestra vida. La peregrinación a Javier se convertirá, entonces, en una experiencia gozosa y esperanzadora.

El nuevo papa Francisco nos invita a comunicarnos entre nosotros mirando  las redes sociales como un regalo que hoy tenemos y que siempre serán positivas si promueven la paz, la unidad y la fraterna solidaridad. El papa Benedicto XVI decía que “predicar en el sexto continente, el continentes digital, es necesario”; es la aldea global de la gran familia de la humanidad que está en los ordenadores. Es como una plaza de pueblo donde todo se sabe, se informa y se comenta. Cuando visito las parroquias, los colegios, las familias… en todo los sitios está presente un ordenador. Desde aquí os invito a conectar con todos los peregrinos de Navarra, de España y del mundo unidos a todas las redes sociales. Os sugiero entrar al twiter del papa Francisco: @Pontifex y en el mío propio: @arzobispofperez. Es una excelente ocasión para compartir nuestras vivencias de fe, eclesialidad y fraternidad.

Este año tendremos un recuerdo singular por dos grandes papas, testigos del Evangelio y que serán canonizados el día 27 de abril: el beato Juan XXIII que visitó Javier, siendo cardenal Roncalli y patriarca de Venecia, el 18 de julio de 1954 y el beato Juan Pablo II que presidió la mayor javierada de la historia, el 6 de noviembre de 1982. 

El nuevo papa Francisco nos invita a ser discípulos misioneros. Deseamos que las Javieradas sean una conexión entre el espíritu misionero de San Francisco Javier, el testimonio de fe y vida de nuestros papas y la huella interior que se recrea al andar unidos hacia Javier.

Agradezco la tarea discreta y organizada de todas las instituciones, voluntarios y colaboradores de la Javieradas que hacen posible que lleguen a buen término estas peregrinaciones navarras abiertas al mundo. Ruego a San Francisco Javier y a Santa  María nos concedan la gracia de renovar nuestra Iglesia y dar nuevo impulso evangelizador a las Javieradas que el próximo año cumplirán el 75 aniversario.

Con mi afecto y  mi bendición.

+ Francisco Pérez González

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela