61

Visita Ad Limina

55Carta con motivo de la Visita Ad Limina de los obispos españoles y del cardenalato de Mons. Fernando Sebastián Aguilar.

Queridos diocesanos:
Nos dirigimos a vosotros para pediros que recéis por nosotros, los Obispos españoles, que vamos a visitar al Papa Francisco del día 24 de febrero al 8 de marzo de este año en curso. Y, también, oremos por el nuevo Cardenal electo D. Fernando Sebastián Aguilar que dirigió durante catorce años nuestra Diócesis.

1.- Los orígenes históricos de la Visita ad Limina datan del siglo IV, aunque fue el Papa Sixto V en 1585 quien la institucionalizó y dispuso de modo más sistemático. En la actualidad, la Visita ad Limina se define y precisa en los cánones 399 y 400 del Código de Derecho Canónico. Según esta legislación de la Iglesia, los Obispos diocesanos deben visitar las tumbas de los Apóstoles, encontrarse con el Sucesor de Pedro y presentar un informe o relación de sus respectivas diócesis cada cinco años, aproximadamente.
Su significado es el de visibilizar la unidad y la comunión de los sucesores de los Apóstoles con el sucesor de San Pedro y de las Iglesias locales con la Iglesia primada de Roma. De este modo, la Visita ad Limina es una ocasión para expresar y fortalecer la unidad de la Iglesia, la colegialidad episcopal y la caridad fraterna entre los obispos y el Papa.

El Papa Francisco nos irá recibiendo a los obispos en grupos de siete u ocho. Cada obispo presentará brevemente un informe sobre el estado de la diócesis, respondiendo a las preguntas que el Santo Padre pudiera formularle. Además del encuentro con el Papa, que constituye el momento central de la visita, los obispos deberán entrevistarse también con los diversos Dicasterios de la Curia Romana.

2.- El nombramiento de nuestro arzobispo emérito D. Fernando Sebastián Aguilar como Cardenal es un motivo de gozo para la Diócesis de Pamlona v Tudela. El Papa Francisco ha reconocido de este modo su trayectoria episcopal y la labor realizada a lo largo de su vida en el campo de la teología, de la espiritualidad y de la pastoral así como su labor en la Iglesia española. Durante más de catorce años, fue cabeza y pastor de las comunidades cristianas de Navarra pudiendo experimentar tanto los sacerdotes como los fieles sus valores evangélicos, sus desvelos y sus virtudes humanas. Damos gracias a Dios por este don con el que ha bendecido a nuestro Arzobispo emérito y que enriquece también a nuestra Iglesia diocesana. Y pidamos todos para que Dios le ilumine y le dé la sabiduría necesaria para seguir sirviendo a la Iglesia como colaborador y consejero directo del Papa Francisco.

Tanto Mons. Juan Antonio Aznárez Cobo como yo os rogamos que nos tengáis muy presentes en vuestras plegarias a Dios. Nosotros también os recordaremos y, de modo especial, llevaremos vuestros saludos y oraciones al Papa Francisco.

+ Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona y Tudela

+Juan Antonio Aznárez Cobo
Obispo Auxiliar de Pamplona y Tudela