Mayo Vocacional

Mayo vocacional

Mayo vocacionalLa Pascua del Señor resucitado ha estallado entre nosotros. Vamos siguiendo estos días en la lectura de los Hechos de los Apóstoles el nacimiento de la Iglesia y su gozosa expansión. Deseo este año animaros a que este mes de mayo miremos a la Virgen María: “Ella se dejó conducir por el Espíritu, en un itinerario de fe, hacia un destino de servicio y fecundidad” (EG 287). Hoy como ayer, la Iglesia, nuestra Madre, ha de ir engendrando las vocaciones, los carismas, los ministerios que la constituyen y la convierten en misionera.

Por eso, estoy convencido de que el Señor lanza una llamada clara y concreta a cada uno. Considero que todo bautizado debe llevar su seguimiento al Señor Jesús de modo lúcido y valiente, en especial los más jóvenes. El Papa Francisco nos anima a todos a ello: “No hay mayor libertad que la de dejarse llevar por el Espíritu, renunciar a calcularlo y controlarlo todo, y permitir que Él nos ilumine, nos guíe, nos oriente, nos impulse hacia donde Él quiera. Él sabe bien lo que hace falta en cada época y en cada momento. ¡Esto se llama ser misteriosamente fecundos!” (EG 280).

Por ello os propongo que redoblemos la oración a Dios para que todos seamos capaces de responder a su invitación a trabajar por el Reino. En concreto, quiero que el mes de mayo suponga un verdadero itinerario vocacional para toda la diócesis y que ello se refleje en nuestras eucaristías, catequesis, etc. En nuestro semanario diocesano “La Verdad” ayudaremos a esta iniciativa con unos materiales especiales cada semana.
• Los días 2 y 3 de mayo, la Delegación de Pastoral Vocacional coordinará las 24 horas de oración por las vocaciones. Pediremos con insistencia y confianza para que nuestros niños y jóvenes se abran a la escucha de la llamada del Señor. Ese mismo sábado tendremos la Jornada de formación en discernimiento vocacional.

• El día 9 de mayo, nuestro querido don Fernando Sebastián, Cardenal, hablará a los sacerdotes en la fiesta de San Juan de Ávila: “Las bienaventuranzas y la Nueva Evangelización”. El domingo día 11, IV domingo de Pascua, oraremos por todas las vocaciones de especial consagración.

• El día 18 de mayo, pediremos por todos los servicios y ministerios laicales al servicio de la comunidad. Agradezco de corazón la labor abnegada y discreta de tantos hombres y mujeres en nuestras parroquias.

• El día 25 de mayo, celebraremos la II jornada diocesana del diaconado permanente. La realidad diaconal forma parte de la propia esencia de la Iglesia. Os animo a que pidamos al Señor que este ministerio ordenado tan profético aumente entre nosotros.

Que Dios nos conceda en esta Pascua una revitalización del entero cuerpo eclesial. La alegría del Evangelio no puede sino ser expansiva. Y el mundo necesita apóstoles y testigos convencidos. “Madre del Evangelio viviente, manantial de alegría para los pequeños, ruega por nosotros” (EG 288).