Diocesis Pamplona Catedral

Día de la Iglesia Diocesana

Queridos diocesanos: Estamos una vez más dedicando esta jornada a la vida de nuestra Diócesis y siempre es de agradecer la disposición y solidaridad de todos para que el Reino de Dios crezca, en medio de nosotros, y nos llene de paz, justicia y amor que tanto deseamos. Desde siempre la Iglesia quiere mostrar su rostro de Madre y ahora de un modo especial en este Jubileo de la Misericordia que ha promovido el Papa Francisco a fin de que seamos fieles hijos de Dios y por ende gozosos hermanos entre nosotros.

En estos tiempos recios no debemos caer en el pesimismo que tanto nos atenaza. Son muchas las razones que nos podrían llevar a la desesperanza pero hay una fe que nos lleva a mirar “cara a cara a Jesucristo”. Él nos asegura, con su entrega generosa y salvadora, que a nada ni a nadie hemos de temer. Por otra parte la certeza de que nos acompañará todos los días de nuestra vida, como se lo prometió a los apóstoles, es motivo de gozo y alegría.

En nuestra Diócesis hay muchos cristianos que testifican con su vida una fe firme y aprenden a darse a los demás sin importarles lo que de ellos puedan decir. Para mí es un motivo de orgullo constatar que sacerdotes, miembros de la vida consagrada, catequistas y laicos de todas las condiciones están aportando lo mejor de si mismos para que la gran familia de la Iglesia resplandezca, en medio de esta tierra de Navarra, como un signo de esperanza.

La solidaridad generosa y los donativos que tantas personas anónimas aportan, expresan el cariño a la historia, la cultura y el arte de nuestros templos y lugares de ámbito religioso. Y, claro está, todo esto acompañado de una gran preocupación por los pobres (ejemplo en Cáritas, Manos Unidas y Misiones) y por el gran afecto a nuestros misioneros que junto con todos los miembros de la Iglesia Diocesana tratamos de construir una sociedad más justa, veraz y fraterna.

Espero que este año sigamos mostrando el gozo de sentirnos miembros de esta Iglesia Diocesana que nos une en la plegaria y que junto con la colaboración económica podamos apoyar y ayudar a solucionar tantas y múltiples necesidades que existen.