IMG 7155

San Francisco Javier, patrono principal de Navarra

En este día celebramos la fiesta de San Francisco Javier que como nos refiere la historia fue un hijo predilecto de Navarra, fue sacerdote de la Compañía de Jesús y es Patrono de las misiones de la Iglesia Universal junto con Santa Teresita del Niño Jesús. Se le suele llamar el apóstol de las Indias y dio testimonio de su fe cristiana en el siglo XVI. Siguiendo a su gran amigo San Ignacio de Loyola tuvo un ardiente celo por hacer de su vida un canto a la Gloria de Dios, al amor de Cristo entregando su vida por la salvación del género humano. Bien se puede entender en San Francisco Javier lo que dice el profeta Jeremías: “A donde yo te envíe irás, y lo que yo te mande, lo dirás. No les tengas miedo; que estoy contigo para librarte, dice el Señor” (Jer 1, 7b-8).

1.- Al ser patrono de las Misiones hoy, tenemos la dicha, que varios misioneros hayan venido a rogar al Santo por su nueva misión en diversas partes del mundo: Togo, Perú, Mozambique y Kenia. ¡Es impresionante la gran labor que realizan los misioneros! España aún sigue siendo pionera de este gran servicio de amor por la humanidad (hay más de 12.000 misioneros repartidos por todo el mundo). La fe mueve montañas como dice Jesús: “Porque os aseguro que si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este monte: ‘Trasládate de aquí allá’, y se trasladaría, y nada os sería imposible” (Mt 17, 20). A través de la historia hemos constatado experiencias que exigen una mayor entrega y este don lo concede el Señor a muchos. “La fe aunque por su nombre es una, tiene dos realidades distintas. Hay, en efecto, una fe por la que se cree en los dogmas y que exige que el espíritu atienda y la voluntad se adhiera a determinadas verdades…La otra clase de fe es aquella que Cristo concede a algunos como don gratuito…capaz de realizar obras que superan toda posibilidad humana…Procuremos, pues, llegar a aquella fe que de ti depende y que conduce al Señor a quien la posee, y así el Señor te dará también aquella otra que actúa por encima de las fuerzas humanas” (San Cirilo de Jerusalén, Catecheses 5, 10-11). El hecho de que la fe verdadera puede trasladar o remover obstáculos parecidos a montañas está confirmado por muchas experiencias de nuestro tiempo. La labor misionera es una de ellas. ¿Quién entiende la experiencia de un misionero o misionera que va a tierras más pobres que de las que sale? O ¿Quién entiende que deje todo para irse por lugares desconocidos como San Francisco Javier? Sólo el amor a Jesucristo y la confianza en él pueden llevar a realizar estas “locuras de amor”.

2.- Las lecturas que hemos escuchado refuerzan este modo de vida: “Porque, siendo libre como soy, me he hecho esclavo de todos para ganar a todos. Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles; me he hecho todo a todos, para ganar, sea como sea, a algunos. Y hago todo esto por el Evangelio, para participar yo también de sus bienes” (1Cor 9, 19-22). Anunciar a Jesucristo es deber ineludible de todo cristiano y el Concilio Vaticano II nos exhorta: “El verdadero apóstol busca ocasiones de anunciar a Cristo con la palabra, a los no creyentes para llevarlos a la fe y a los fieles, para instruirlos, confirmarlos y estimularlos a una vida más fervorosa, porque la caridad de Cristo nos urge (cfr. 2Cor 5,14), y en el corazón de todos deben resonar las palabras de San Pablo: ¡Ay de mí si no evangelizara! (cfr. 1Cor 9,16)” (Apostolicam actuositatem, n. 6). Este es el talante del misionero, del auténtico misionero. Tal vez apresados por las prisas y por los acontecimientos momentáneos, se pierden posibilidades para evangelizar tal y como hoy nos urge la sociedad. Si estamos esperando que haya demanda por parte de aquellos que necesitan el alimento y medicina del Evangelio, no se logrará. Conviene “salir a las periferias” personales, familiares y sociales para provocar, como hace el médico ante el enfermo, y poner en alerta a los interlocutores. Este era el método que utilizaba San Francisco Javier.

La misión no tiene tiempo para descansar y menos para vivir cómodos. Nada ni nadie podía desanimar a San Francisco Javier. Solía decir: “Si no encuentro una barca, iré nadando”. Al ver la apatía de los cristianos ante la necesidad de evangelizar comentaba: “Si en esas islas hubiera minas de oro, los cristianos se precipitarían allá. Pero no hay sino almas para salvar”. Deseaba contagiar a todos con su celo evangelizador. Quedó tan arraigado, en el corazón de San Francisco Javier, el mandato de Jesucristo a sus apóstoles: “Id y haced discípulos de todos los pueblos” (Mt 28, 19) que era el motivo fundamental de su anuncio evangelizador. El evangelizador misionero no está eximido de críticas e incluso persecuciones. Son los momentos de mayor soledad. Pero el Señor afirma: “Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28, 20). El misionero encuentra aquí la fuerza que le sustenta en sus diversas correrías por muy penosas que estas sean.

3.- Concluyo con una propuesta que el Papa Francisco ha hecho para toda la Iglesia con motivo de los cien años de la Carta Apostólica sobre las Misiones del Papa Benedicto XV: “Maximum Illud” (La grande y santísima misión). Nos invita para que el año 2019, en todo el mes de octubre, lo dediquemos a profundizar en la misión de la Iglesia “con el fin de despertar aún más la conciencia misionera de la missio ad gentes y de retomar con nuevo impulso la transformación misionera de la vida y de la pastoral. Nos podremos disponer para ello, también durante el mes misionero de octubre del año 2018, para que todos los fieles lleven en su corazón el anuncio del Evangelio y la conversión misionera y evangelizadora de las propias comunidades; para que crezca el amor por la misión, que es ‘una pasión por Jesús, pero, al mismo tiempo, una pasión por el pueblo’” (Papa Francisco, Carta al Venerable Hermano Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. 22 de octubre 2017).

Deseo que la pasión por la misión esté en nuestra vida puesto que la sociedad necesita a Jesucristo y nosotros tenemos la gran responsabilidad de anunciarlo con nuestro testimonio al haber recibido la gracia del bautismo y la experiencia de fe. La sociedad necesita la Luz de Cristo, la Verdad que es Él y el Camino que nos muestra la vereda para llegar al Cielo. El ser humano está llamado para la Salvación y no para la frustración. Hoy se lo pedimos a San Francisco Javier por medio de Santa María Reina de las Misiones. Os deseo un feliz tiempo de Adviento que nos prepare para vivir el encuentro con el Niño Dios y desde Él os aseguro una Feliz Navidad.