Con motivo de los 25 años de la Inauguración de la Parroquia del “Padre Nuestro” de Mendillorri (Navarra)

Querido José Manuel:
Quiero expresar mi enhorabuena por los 25 años que fue inaugurada la Parroquia del ‘Padre Nuestro” del Barrio de Mendillorri. Me uno en la oración y espero que todo esto sirva para recrear, cada día más, la unidad de todos los fieles y así poder vivir el sentido de familia que ha de palparse en el ambiente parroquial. La familia parroquial tiene una gran proyección de futuro donde, en muchas ocasiones, el ser humano se siente huérfano. La Catequesis, la Celebración de los Sacramentos y la Acción Social como es Cáritas y otras instituciones, ayudan al ser humano a reconocerse como hijo de Dios.
¡Adelante y con esperanza! El Papa Francisco recuerda: “Después de haber conocido a Jesús, nosotros no podemos hacer otra cosa que observar la historia con confianza y esperanza. Jesús es como una casa, y nosotros estamos dentro, y por las ventanas de esta casa nosotros vemos el mundo. Por esto, no nos encerremos en nosotros mismos, no nos arrepintamos con melancolía de un pasado que se presumía dorado, sino miremos siempre hacia adelante, a un futuro que no es sólo obra de nuestras manos, sino que sobre todo es una preocupación constante de la Providencia de Dios. Todo lo que es opaco un día se convertirá en luz” (Catequesis, “El cristianos constructor de paz, en espera vigilante del regreso de Jesús”, 11 de octubre 2017).
El hecho de celebrar las bodas de plata de la Parroquia del ‘Padre Nuestro’ es un momento propicio para seguir mostrando la Gloria de Dios que sigue proporcionando y derramando su amor infinito. ¡Qué hermosa la dedicación a la Parroquia del Padre Nuestro! Él sin duda cuidará de vuestras vidas y a Él acudirán los fieles con la alegría de ser escuchados. ¡Enhorabuena sacerdotes, religiosos, agentes de pastoral y fieles todos que pertenecéis a esta hermosa parroquia!
Os deseo un día muy feliz y ruego al Padre como hizo Jesús: “Padre yo les he dado la gloria que Tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno. Yo en ellos y Tú en mí, para que sean consumados en la unidad, y conozca el mundo que Tú me has enviado y los has amado como me amaste a mí” (Jn 17, 22-23).
Con mi bendición.
+ Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela