Las siete palabras

INTRODUCCIÓN

 

1.- Nos damos cita en el calvario, en este mediodía del Viernes Santo, para recoger las últimas palabras de Jesús en la Cruz.

Las siete Palabras de Jesús en la Cruz nos introducen en el drama de Dios crucificado por el mundo y por los hombres.

2..- Estas palabras las pronunció Jesús entre las doce del mediodía y las tres de la tarde, mientras las últimas gotas de su Sangre caían sobre el charco que se había formado bajo la Cruz.

En estas palabras se encuentra la verdad de cada vida.

Estas Palabras iluminan el corazón de todo hombre. Y fueron recogidas por su Madre y por los discípulos presentes en el calvario, precisamente por esto.

Son los siete pilares en los que se apoya toda la vida de un cristiano.

3.- Jesús pronunció estas palabras, más bien, las gritó, cuando estaba suspendido entre el Cielo y la tierra. Abandonado de Dios y abandonado de los hombres.

Y Jesús las dijo, porque en todos los rincones del mundo, en todos los días de los siglos que vendrían, habría dolores que esperaban estas palabras. Habría gentes con ganas de vivir, que las necesitaban. Cuando Jesús pronunció estas Palabras, entrecortadas, y espaciadas durante su lenta agonía, se estaba realizando la salvación del mundo. Nosotros empezábamos a vivir como hombres nuevos precisamente allí.

4.- Y si hemos venido a escuchar y recoger las últimas palabras de Jesús en la Cruz, también es cierto que estamos aquí, en este mediodía del Viernes Santo, porque en la Cruz se revela todo el amor que Dios nos tiene. La Cruz forma parte de la historia del amor de Dios en nuestra vida.

Y estamos aquí porque todos hemos puesto nuestras manos en El. Su Muerte es cosa de todos.

Y estamos aquí, porque todos nosotros estábamos en aquellas palabras y en aquella oración de Jesús. En la muerte de Jesús estamos en juego cada uno de nosotros.

“¡Cristo murió por mí!”, gritaba San Pablo. Y con la misma razón lo podemos gritar nosotros.

Sin este sacrificio de Jesús en la Cruz, nosotros no seríamos hijos de Dios y la historia del hombre sería completamente distinta.

5.- Cuando uno escucha las palabras de Jesús en la Cruz y cuando se le ve ofrecer su vida por nosotros, comprende uno que ha encontrado a quien merecía la pena. Ahora sí sabemos a quién podemos pertenecer y seguir.

Después de haber visto morir a Jesús por nosotros, nos damos cuenta que El no puede ser simplemente una parte de nuestra vida; no puede ser una cosa más; ni tampoco un añadido. El debe ser nuestra verdadera herencia. Lo mejor que tenemos.

Para uno que cree, Jesús lo es todo.

 

PRIMERA PALABRA

“PADRE, PERDÓNALES, PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN” (Luc.23,34)

 

1.- Según la narración del Evangelista Lucas, ésta es la primera Palabra pronunciada por Jesús en la Cruz.

Jesús en la Cruz se ve envuelto en un mar de insultos, de burlas y de blasfemias. Lo hacen los que pasan por el camino, los jefes de los judíos, los dos malhechores que han sido crucificados con El, y también los soldados. Se mofan de Él diciendo: “Si eres hijo de Dios, baja de la Cruz y creeremos en ti” (Mt .27,42). “Ha puesto su confianza en Dios, que Él lo libre ahora” (Mt.27,43).

La humanidad entera, representada por los personajes allí presentes, se ensaña contra El. “Me dejareis sólo”, había dicho Jesús a sus discípulos. Y ahora está solo, entre el Cielo y la tierra.

Se le negó incluso el consuelo de morir con un poco de dignidad.

2.- Y Jesús, que no había hablado hasta entonces, que no había dejado salir de sus labios ni una sola queja, se vuelve ahora hacia su interior para hablar con Su Padre. “‘Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen”.

En aquel ambiente de burlas y desprecios, resonó la palabra “perdón”. El “perdón” fue su única respuesta.

3.- Jesús no sólo perdona, sino que pide el perdón de su Padre para los que lo han entregado a la muerte.

Para Judas, que lo ha vendido. Para Pedro que lo ha negado. Para los que han gritado que lo crucifiquen, a El, que es la dulzura y la paz. Para los que allí se están mofando.

Y no sólo pide el perdón para ellos, sino también para todos nosotros. Para todos los que con nuestros pecados somos el origen de su condena y crucifixión. “Padre, perdónales, porque no saben…”

Jesús sumergió en su oración todas nuestras traiciones. Pide perdón, porque el amor todo lo excusa, todo lo soporta… (1 Cor. 13).

4.- Se dirigió a su Padre Dios, porque Dios es un Dios de misericordia. Dios no es un Dios amenazador ni vengativo. Es un Dios misericordioso. Es un Dios que espera siempre la vuelta del hijo que marchó. Es un Dios a quien, por muy lejos que uno se haya marchado, siempre se puede volver.

5.- No hacía otra cosa que poner en práctica lo que tantas veces había dicho: “Amad a vuestros enemigos… Orad por los que os persiguen” (Mt. 5,44). “Haced el bien a los que os odien” {Luc. 6,27).

En el alma limpia de Jesús no había entrado nunca, ni el resentimiento ni la venganza.

La noche anterior se había arrodillado ante sus discípulos, como un siervo ante sus amos, y les había lavado los pies. Y luego dijo que hiciéramos nosotros lo mismo, porque si lo hacíamos, seríamos felices.

6.- Ser cristiano es un compromiso que exige una forma de vivir.

A todo el que sigue a Jesús, se le piden opciones claras y serias. Y hoy más que nunca.

Una de esas opciones es hacer que el amor sea la base de nuestra vida. Que cuanto hagamos, sea expresión de amor fraterno. Un cristiano debe tener claras dos cosas: que debe poner a Dios en el primer lugar de su vida, y que debe amar siempre.

Ser en nuestro pequeño mundo, allí donde la voluntad de Dios nos ha puesto a cada uno, en nuestra familia, en el trabajo, en la parroquia, y con aquellos prójimos concretos que están a nuestro lado, ser allí la realización concreta de este mandamiento que Jesús llamó “suyo”.

Amar siempre. Amar los primeros. Amar a todos.

No traslucimos el mundo nuevo, ni la vida nueva que Jesús ha traído, si no amamos. Quien no ama, está aún en la prehistoria del cristianismo. No ha entrado en el mundo de la redención.

¡Tenemos que vivir! No podemos ser cristianos de rutina ni vacíos.

Hemos de ser portadores de Jesús, allí donde nos hagamos presentes. Y lo hacemos, si amamos.

Y los padres deben saber que la relación que deben establecer en casa, es una relación de amor mutuo.

Y la Parroquia debe ser también, como una familia; una comunidad de amor, donde nos ayudamos a crecer en santidad.

Y la comunidad religiosa debe ser un lugar donde sus miembros están unidos, por causa de Cristo y del Evangelio, de forma que por el amor mutuo Jesús esté en medio de ellos.

Y la Iglesia Diocesana y el presbiterio sacerdotal debemos vivir una unidad gozosa, que sea fruto de la caridad vivida, porque es la condición puesta por Jesús para que este mundo crea. Los cristianos no llevamos ninguna indumentaria, ningún hábito especial para ser reconocidos.

La vocación de un cristiano es la vocación a ser Jesús. Y esta vocación se realiza por el amor concreto y constante. Y amar muchas veces es perdonar. Perdonar, como Jesús. Perdonar y olvidar. Porque, a veces decimos: “Perdono, pero no olvido”. Y eso no es ni amar ni perdonar.

SEGUNDA PALABRA

“TE LO ASEGURO: HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO” (Luc.23, 43)

1.- Sobre la colina del Calvario había otras dos cruces. El Evangelio dice que, junto a Jesús, fueron crucificados dos malhechores. (Luc. 23,32).

La sangre de los tres formaban un mismo charco, pero, como dice San Agustín, aunque para los tres la pena era la misma, sin embargo, cada uno moría por una causa distinta.

2.- Uno de los malhechores blasfemaba diciendo: “¿No eres Tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y sálvanos a nosotros!” (Luc. 23,39).

Había oído a quienes insultaban a Jesús. Había podido leer incluso el título que habían escrito sobre la Cruz: “Jesús Nazareno, Rey de los judíos”. Era un hombre desesperado, que gritaba de rabia contra todo.

3.- Pero el otro malhechor se sintió impresionado al ver cómo era Jesús. Lo había visto lleno de una paz, que no era de este mundo.

Le había visto lleno de mansedumbre. Era distinto de todo lo que había conocido hasta entonces. Incluso le había oído pedir perdón para los que le ofendían.

Y le hace esta súplica, sencilla, pero llena de vida: “Jesús, acuérdate de mí cuando estés en tu Reino”. Se acordó de improviso que había un Dios al que se podía pedir paz, como los pobres pedían pan a la puerta de los señores.

¡Cuántas súplicas les hacemos nosotros a los hombres, y qué pocas le hacemos a Dios!…

Y Jesús, que no había hablado cuando el otro malhechor le injuriaba, volvió la cabeza para decirle: “Te lo aseguro. Hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

Jesús no le promete nada terreno.

Le promete el Paraíso para aquel mismo día. El mismo Paraíso que ofrece a todo hombre que cree en El.

4.- Pero el verdadero regalo que Jesús le hacía a aquel hombre, no era solamente el Paraíso. Jesús le ofreció el regalo de sí mismo.

a) Lo más grande que puede poseer un hombre, una mujer, es compartir su existencia con Jesucristo. Hemos sido creados para vivir en comunión con él.

El regalo más grande que Dios nos ha hecho es a su Hijo Jesús. El regalo más grande que recibamos en este mundo, no serán ni herencias, ni haciendas, ni suertes en juegos de azar. El regalo más grande nos le ha hecho Dios al darnos a Jesucristo.

El secreto de la vida de un cristiano es Cristo.

b) Jesús es el único que puede darnos lo que necesitamos. Lo que necesitamos para dar sentido a nuestra vida.

Jesús es el que trae a cada hombre la salvación de Dios. El nos da al Espíritu Santo. Jesús es el único que llena nuestras ansias de infinito.

Por eso, es un error construir la vida sin Jesús. Es un error pretender ser adolescente sin Jesús. Ser joven, o ser hombre o mujer maduros sin Jesús

c) Jesús es el único camino que tiene el hombre. El único camino para ir a Dios. “Quien quiera lograr la salvación, deberá tomar ese camino”, decía el Papa en el mensaje que dirigió a los jóvenes convocándoles en Santiago de Compostela. Jesús es el camino que tenemos que hacer en la vida. Jesús es la verdadera riqueza de un hombre.

d) Y Jesús llama a la puerta de cada uno para poder entrar. Jesús nos pide entrar en nuestra vida.

Y somos libres para aceptar o no. Para decir que sí o no. Para ser felices o no.

Pero hemos de saber que todo está en Él. Que fuera de Él, no hay camino en la vida. Fuera de Él está la noche.

5.- Por eso, San Agustín, cuando conoció todo lo que era Jesús, dijo: “¡Oh Cristo, qué tarde te conocí!”.

TERCERA PALABRA

“MUJER, AHÍ TIENES A TU HIJO”. “AHÍ TIENES A TU MADRE”, (Jn.I9, 26)

1.- Junto a la Cruz estaba también María, su Madre. La presencia de María junto a la Cruz fue para Jesús un motivo de alivio, pero también de dolor. Tuvo que ser un consuelo el verse acompañado por Ella. Ella que, por otra parte, era el primer fruto de la Redención.

Pero, a la vez, esta presencia de María tuvo que producirle un enorme dolor, al ver el Hijo los sufrimientos que su muerte en la cruz estaban produciendo en el interior de su Madre. Aquellos sufrimientos le hicieron a Ella Corredentora, compañera en la redención.

2.- Era la presencia de una mujer, ya viuda desde hacía años, según lo hace pensar todo. Y que iba a perder a su Hijo.

Jesús y María vivieron en la Cruz el mismo drama de muchas familias, de tantas madres e hijos, reunidos a la hora de la muerte. Después de largos períodos de separación, por razones de trabajo, de enfermedad, por labores misioneras en la Iglesia, o por azares de la vida, se encuentran de nuevo en la muerte de uno de ellos.

Al ver Jesús a su Madre, presente allí, junto a la Cruz, evocó toda una estela de recuerdos gratos que habían vivido juntos en Nazaret, en Caná, en Jerusalén. Sobre sus rodillas había aprendido el shema, la primera oración con que un niño judío invocaba a Dios. Agarrado de su mano, había ido muchas veces a la Pascua de Jerusalén… Habían hablado tantas veces en aquellos años de Nazaret, que el uno conocía todas las intimidades del otro.

En el corazón de la Madre se habían guardado también cosas que Ella no había llegado a comprender del todo. Treinta y tres años antes había subido un día de febrero al Templo, con su Hijo entre los brazos, para ofrecérselo al Señor.

Y fue precisamente aquel día, cuando de labios de un anciano sacerdote oyó aquellas palabras: “A ti, mujer, un día, una espada te atravesará el alma”. Los años habían pasado pronto y nada había sucedido hasta entonces.

En la Cruz se estaba cumpliendo aquella lejana profecía de una espada en su alma.

3.- Pero la presencia de María junto a la Cruz no es simplemente la de una Madre junto a un Hijo que muere. Esta presencia va a tener un significado mucho más grande.

Jesús en la Cruz le va a confiar a María una nueva maternidad. Dios la eligió desde siempre para ser Madre de Jesús, pero también para ser Madre de los hombres. La primera maternidad la empezó a vivir en Nazaret y en Belén, en la Encarnación y en el Nacimiento. Esta nueva maternidad se inicia ahora, en el Calvario.

4.- Jesús dirigiéndose a María, y señalando a Juan dijo: “Mujer, ahí tienes a tu Hijo”. Estas palabras no son simplemente un acto de ternura y de cariño de un Hijo para con su Madre que se queda sola.

Aquel Viernes Santo en la Cruz, Jesús nos dio a su Madre. El Viernes Santo, en la Cruz, nació la Iglesia, los nuevos hijos de Dios. Y a María la hizo Madre de la Iglesia y de todos los hombres.

María tiene una maternidad verdadera sobre nosotros. Es Madre que engendra, que cuida, que intercede, que comunica gracias.

Es una maternidad en el orden de la gracia; para nuestra salvación y santificación. Pero es una maternidad que se alimenta de afecto, de cariño, de confianza, lo mismo que la maternidad humana.

Y el hecho de que sea madre de todos, no quita que sea de cada uno.

Y es una maternidad que, aunque a veces no merezcamos, siempre la necesitamos. Y si es fácil querer a María, es precisamente porque es Madre.

CUARTA PALABRA

“DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO” (Mt.27,46)

1.- Son casi las tres de la tarde en el Calvario y Jesús está haciendo los últimos esfuerzos por hacer llegar un poco de aire a sus pulmones. Sus ojos están borrosos de sangre y sudor.

2.- Y en este momento, incorporándose, como puede, grita: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”.

No había gritado en el huerto de los Olivos, cuando sus venas reventaron por la tensión que vivía. No había gritado en la flagelación, ni cuando le colocaron la corona de espinas.

Ni siquiera lo había hecho en el momento en que le clavaron a la Cruz.

Jesús grita ahora.

3.- Jesús, el Hijo único, aquel a quien el Padre en el Jordán y en el Tabor había llamado: “Mi Hijo único” , “Mi Predilecto”, “Mi amado”, Jesús en la Cruz se siente abandonado de su Padre.

¿Qué misterio es éste? ¿Cuál es el misterio de Jesús Abandonado, que dirigiéndose a su Padre, no le llama “Padre”, como siempre lo había hecho, sino que le pregunta, como un niño impotente, que por qué le había abandonado?.

¿Por que Jesús se siente abandonado de su Padre??

4.- Me gustaría poder ayudarte a conocer un poco, y, sobre todo, a contemplar todo el misterio tremendo, y a la vez inmensamente grande, que Jesús vive en este momento.

Este momento de la Pasión de Jesús, en que se siente abandonado de su mismo Padre, es el más doloroso para El de toda la Redención. El verdadero drama de la Pasión Jesús lo vivió en este abandono de su padre.

Y si la Pasión de Jesús, el Hijo bendito del Padre, es el misterio que no tiene nombre, que no hay palabras para describirlo, no lo es simplemente por los azotes, ni por la sangre derramada, ni por la agonía o por la asfixia, sino porque nos hace entrar en el misterio de Dios.

Y en este abandono de Jesús, descubrimos el inmenso amor que Jesús tuvo por los hombres y hasta dónde fue capaz de llegar por amor a su Padre. Porque todo lo vivió por haberse ofrecido a devolver a su Padre los hijos que había perdido y por obediencia a Él.

5.- Jesús, en este momento de su muerte, se está presentando ante su Padre cargado con los pecados de los hombres.

El no era pecado. Era el Hijo bendito y santo de Dios. Pero se había ofrecido a cargar sobre sí todos los pecados de los hombres. Todos. También los nuestros. Los tuyos. Los míos. Todos. Y ahora, en este momento, se presenta ante su Padre como si fuera un pecador. Se presenta desconocido, como el malvado de la Tierra, como el peor de la creación.

Para que pudiesen perdonarse nuestros pecados, Él cargo sobre sí, como si fueran suyos, con los nuestros. Y así se presenta ahora ante su Padre.

Dice San Pablo que para librarnos de la maldición, Dios hizo maldición a su Hijo (2 Cor. 5,21).

6.-Jesús vivió en aquel momento la soledad y el abandono de Dios que se produce en un hombre, cuando se encuentra alejado de Dios por el pecado. Lejos de Dios se experimenta el vacío más grande.

Si el pecado es la separación de Dios, Jesús debía probar lo que produce en un alma esa separación de Dios.

Y este fue su más grande drama y dolor. Por esta separación de Dios, su Padre, es por lo que El había tenido miedo a la Pasión y había llegado a decir: “Triste está mi alma hasta la muerte”.

Por eso , hay que acercarse con cariño y gratitud a esta soledad de Jesús. Porque para que se perdonasen nuestros pecados, El aceptó incluso vivir el total abandono en aquella relación especialísima, íntima, que Él tenía con su Padre.

QUINTA PALABRA

“TENGO SED” (Jn.19,28)

1.- Uno de los más terribles tormentos de los crucificados era la sed.

La deshidratación que sufrían, debida a la pérdida de sangre, era un tormento durísimo. Y Jesús, por lo que sabemos, no había bebido desde la tarde anterior.

No es extraño que tuviera sed; lo extraño es que lo dijera.

2.- La sed que experimentó Jesús en la Cruz fue una sed física. Expresó en aquel momento estar necesitado de algo tan elemental como es el agua. Y pidió, “por favor”, un poco de agua, como hace cualquier enfermo o moribundo.

Jesús se hacía así solidario con todos, pequeños o grandes, sanos o enfermos, que necesitan y piden un poco de agua. Y es hermoso pensar que cualquier ayuda prestada a un moribundo, nos hace recordar que Jesús también pidió un poco de agua antes de morir.

3.- Pero no podemos olvidar el detalle que señala el Evangelista San Juan: Jesús dijo: “Tengo sed”. “Para que se cumpliera la Escritura”, dice San Juan (Jn.19,28).

Jesús habló en esta quinta Palabra de “su sed”. Aquella sed que vivía El como Redentor.

Jesús, en aquel momento de la Cruz, cuando está realizando la Redención de los hombres, pedía otra bebida distinta del agua o del vinagre que le dieron.

Poco más de dos años antes, Jesús se había encontrado junto al pozo de Sicar con una mujer de Samaría, a la que había pedido de beber.”Dame de beber”. Pero el agua que le pedía no era la del pozo. Era la conversión de aquella mujer.

Ahora, casi tres años después, San Juan que relata este pasaje, quiere hacernos ver que Jesús tiene otra clase de sed. Es como aquella sed de Samaría.

“La sed del cuerpo, con ser grande -decía Santa Catalina de Siena- es limitada. La sed espiritual es infinita”.

Jesús tenía sed de que todos recibieran la vida abundante que El había merecido. De que no se hiciera inútil la redención. Sed de manifestarnos a Su Padre. De que creyéramos en Su amor. De que viviéramos una profunda relación con El. Porque todo está aquí: en la relación que tenemos con Dios.

Sed de que el fuego que traía, el Espíritu Santo, llenase a todos.

Sed de hogares cristianos, donde los esposos se quieran de verdad, y sean verdaderos compañeros que se ayudan a vivir la santidad.

Sed de jóvenes que junto a El sean más jóvenes.

Sed de jóvenes que no sean del montón. Que estén dispuestos a ir contracorriente. Jóvenes que sean, como dijo el Papa a los jóvenes europeos, “jóvenes de oración y de coraje”.

4.- Nosotros, los cristianos, necesitamos tener sed de una vida espiritual intensa. En este mundo de hoy sólo se puede ser cristiano, si se tiene una profunda vida espiritual. Si se está bien alimentado interiormente, enraizado en Dios.

5.- Cuando biológicamente hay un medio ambiente contrario, duro, difícil, con un mínimo de vitalidad no se puede sobrevivir.

Cuando vienen las epidemias, las gripes, con una salud deficiente, con una baja alimentación, no se puede sobrevivir.

Lo mismo ocurre en el espíritu. Cuando el ambiente es difícil, como el de ahora. Cuando el ambiente es pagano, increyente, con mínimos vitales, con mínimos espirituales, no se puede sobrevivir

Hay que estar más llenos que nunca por dentro. Hay que tener sed de gracia, de Eucaristía, de oración. Sed de tratar y de escuchar a Dios.

Hemos de valorar más que nunca estos dones.

Jesús dijo: “Dichosos los que tienen sed, porque serán saciados”.

SEXTA Y SÉPTIMA PALABRA

“TODO ESTÁ CUMPLIDO” (Jn. 19, 30)

“PADRE, EN TUS MANOS PONGO MI ESPÍRITU (Luc. 23,46)

1.- Estas fueron las últimas palabras pronunciadas por Jesús en la Cruz.

Estas palabras no son las de un hombre acabado. No son las palabras de quien tenía ganas de llegar al final. Son el grito triunfante del vencedor.

Estas palabras manifiestan la conciencia de haber cumplido hasta el final la obra para la que fue enviado al mundo: dar la vida por la salvación de todos los hombres.

Jesús ha cumplido todo lo que debía hacer.

2.- Vino a la tierra para cumplir la voluntad de su Padre. Y la ha realizado hasta el fondo.

Le habían dicho lo que tenía que hacer. Y lo hizo. Le dijo su Padre que anunciara a los hombres la pobreza, y nació en Belén, pobre. Le dijo que anunciara el trabajo y vivió treinta años trabajando en Nazaret.

Le dijo que anunciara el Reino de Dios y dedicó los tres últimos años de su vida a descubrirnos el milagro de ese Reino, que es el corazón de Dios.

3.- La muerte de Jesús fue una muerte joven; pero no fue una muerte, ni una vida malograda. Sólo tiene una muerte malograda, quien muere inmaduro. Aquel a quien la muerte le sorprende con la vida vacía. Porque en la vida sólo vale, sólo queda aquello que se ha construido sobre Dios.

4.- Y ahora Jesús se abandona en las manos de su Padre. “Padre, en tus manos pongo mi Espíritu”.

Las manos de Dios son manos paternales. Las manos de Dios son manos de salvación y no de condenación.

Dios es un Padre.

Antes de Cristo, sabíamos que Dios era el Creador del mundo. Sabíamos que era Infinito y todopoderoso, pero no sabíamos hasta qué punto Dios nos amaba. Hasta qué punto Dios es PADRE. El Padre más Padre que existe.

Y Jesús sabe que va a descansar al corazón de ese Padre.

Y el que había temido al pecado, y había gritado: “¿Por qué me has abandonado?”, no tiene miedo en absoluto a la muerte, porque sabe que le espera el amor infinito de Su Padre.

5.- Durante tres años se lanzó por los caminos y por las sinagogas, por las ciudades y por las montañas, para gritar y proclamar que Aquel, a quien en la historia de Israel se le llamaba “El”, “Elohim”, “El Eterno”, “El sin nombre”, sin dejar de ser aquello, era Su Padre. Y también, nuestro Padre.

6.- Y el hecho de que tenga seis mil millones de hijos en el mundo, eso no impide que a cada uno de nosotros nos mime y nos cuide como a un hijo único.

Y, salvadas todas las distancias, también nosotros podemos decir, lo mismo que Jesús: “Dios es mi Padre”, “los designios de mi Padre”, “la voluntad de mi Padre”.

7.-Y si es cierto que es un Padre Todopoderoso, también es cierto que lo es todo cariñoso. Y en las mismas manos que sostiene el mundo, en esas mismas manos lleva escrito nuestro nombre, mi nombre.

Y, a veces, cuando la gente dice: “Yo estoy solo en el mundo”, “a mi nadie me quiere”, El, el padre del Cielo, responde: “No. Eso no es cierto. Yo siempre estoy contigo”.

8.- Hay que vivir con la alegre noticia de que Dios es el Padre que cuida de nosotros. Y, aunque a veces sus caminos sean incomprensibles, tener la seguridad de que El sabe mejor que nosotros lo que hace. Hay que amar a Dios, sí. Pero también hay que dejarse amar y querer por Dios.

En las manos de ese Padre que Jesús conocía y amaba tan entrañablemente, es donde El puso su espíritu.

CONCLUSIÓN:

Jesús ha muerto. Nuestro hermano Jesús ha muerto. Pero, gracias a esa muerte, nosotros hemos sido salvados. Gracias, Señor Jesucristo.

 

+ Francisco Pérez González,

Arzobispo de Pamplona-Tudela

y Director de OMP en España