Fiesta de la Maternidad Divina de Nuestra Señora y Jornada de la Paz

Salve, María, Madre de Dios, veneradísimo tesoro de todo el orbe. Así comenzó San Cirilo de Alejandría su mensaje al terminar el Concilio de Éfeso (año 430 d.C.), cuando la Iglesia declaró solemnemente la maternidad divina de nuestra Señora. María es la Madre de Dios (Theotókos) porque es madre de Jesús que, además de ser hombre, es verdadero Dios. Ella es la más excelsa entre las mujeres porque ha sido elegida para llevar en su seno al Hijo del Eterno Padre. San Pablo lo expresaba con lenguaje profundo y muy humano al dirigirse a los Gálatas de esta manera: “Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley” (Ga 4,4). A esta Mujer nosotros le tributamos el honor y el cariño que merece, porque la que es Madre de Dios, es también madre nuestra.

En estos días de comienzo del año nos deseamos unos a otros felicidades y bienestar. A los buenos deseos quiero unirme haciendo mía la bendición que Moisés impartía a los hijos de Israel y que recoge la liturgia de hoy: “Que el Señor te bendiga y te proteja; que se fije en ti y te conceda la paz”. Bendecir en el lenguaje de la Biblia significa “decir bien una palabra”, y cuando es Dios quien bendice, su palabra es eficaz, se cumple: “Dijo Dios: haya luz. Y hubo luz” (Gn 1,3). Significa también establecer la identidad de lo bendecido y darle fecundidad y eficacia: “Y bendijo Dios al hombre y a la mujer y les dijo: Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla” (Gn 1,28). Con estas sencillas palabras queda claro que todos los seres humanos somos fruto de la bendición divina. Esa misma bendición imploro para cada uno de vosotros, para que el Señor os conceda bienes materiales y espirituales, y os alcance la paz.

Una forma de concretar este deseo de paz es la Jornada de la Paz que viene celebrándose desde 1968, cuando Pablo VI al finalizar el Concilio Vaticano II la instituyó para toda la Iglesia; es un día para pedir intensamente por la paz entre las naciones, entre los miembros de la familia y, en primer lugar, entre cada persona y Dios, porque la ruptura con Él es el origen de toda discordia. ¡Cómo me gustaría que este nuevo año cada uno nos reconciliáramos con Dios! Deseo que este año 2009 se siga potenciando el Sacramento del Amor Misericordioso de Dios y así todos gozar y lucrarnos del Jubileo Paulino.

El Santo Padre ha titulado el mensaje acostumbrado para esta fecha del modo siguiente: “Combatir la pobreza, construir la paz”. Convencido de que la pobreza está en la base de muchos conflictos armados y de que estos agravan las situaciones de penuria y aumentan las diferencias entre ricos y pobre, propone fijar la atención y poner soluciones justas a las situaciones que hoy se muestran con especial crudeza. La más grave es la falta de principios morales: “Hay pobrezas inmateriales, dice, que no son consecuencia directa y automática de carencias materiales”, sino que nacen del olvido o desprecio de la dignidad trascendente de la persona. Denuncia, como consecuencia de esa falta de principios morales, el “exterminio de millones de niños no nacidos en nombre de la lucha contra la pobreza”. Pone también en evidencia los chantajes a los que son sometidos algunos países por parte “de quienes condicionan las ayudas económicas a la puesta en práctica de políticas contrarias a la vida” y señala que es difícil combatir el SIDA “si no se afrontan los problemas morales con los que está relacionada la difusión del virus”. Un tercer ámbito sobre el que el Santo Padre llama la atención es la pobreza de los niños, ya que “casi la mitad de quienes viven en la pobreza absoluta son niños”. Concluye Benedicto XVI con una invitación “a cada discípulo de Cristo, así como a toda persona de buena voluntad, para que ensanche su corazón hacia las necesidades de los pobres, haciendo cuanto le sea posible para salir a su encuentro”.

Volvamos de nuevo los ojos a Santa María, Madre de Dios, para invocarla con la oración que han repetido tantos cristianos, hermanos nuestros, y nosotros mismo desde nuestra infancia: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”

Os deseo a todos los diocesanos: ¡¡¡ Feliz Año 2009!!!

 

+ Francisco Pérez González,

Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela