Saludo del Director

Félix 1Amigos de La Verdad:

La Iglesia me pide dirigir el Semanario Diocesano “La Verdad”. Es un servicio más que acepto con la disponibilidad de siempre y el deseo de hacerlo lo mejor posible.

Ante todo agradezco al Sr. Arzobispo por su confianza y a D. Antonio Rojas, mi antecesor, por su labor encomiable. En su persona se centra la acción de gracias a los anteriores directores, a los profesionales que ahora más directamente se encargan de la redacción, coordinación de las diversas secciones, de los temas, de las múltiples colaboraciones, de la maquetación, fotografía y distribución. Durante varios años he tenido la suerte de colaborar con La Verdad. Primero fue con los comentarios de la homilía dominical de los tres ciclos litúrgicos y últimamente en la sección “C4on ojos de catequista”. Por eso sé que esto no es una empresa, sino una familia. Es la familia diocesana, porque entre todos: arzobispado como el primer promotor, instituciones, parroquias, movimientos y fieles en general se hace este semanario.

Es una bendición de Dios que podamos contar cada semana con este instrumento de información y formación que sirve a la evangelización. En La Verdad se refleja la vitalidad de la Iglesia ya que cada semana va recogiendo los acontecimientos de nuestra iglesia local y de la iglesia universal. Los documentos eclesiales y las colaboraciones, estudios y propuestas que aparecen constituyen un fondo importante y muy rico de formación cristiana.

Todo esto hace que La Verdad sea una publicación viva y un instrumento de apostolado necesario. El papa Francisco nos muestra cuál debe ser la finalidad de todo lo que hagamos: “Es importante la atención y la presencia de la Iglesia en el mundo de la comunicación, para dialogar con el hombre de hoy y llevarlo al encuentro con Cristo”. Conseguirlo no depende tanto de sofisticadas tecnologías, “aunque nuestros medios sean pobres, añade el Papa, “Él (Dios) es quien obra, transforma y salva la vida del hombre”. “Es necesario saber indicar y llevar a Cristo, como María que llevó Cristo al corazón del hombre”. (22.09.13).

Agradezco a todos las sugerencias y aportaciones para que La Verdad cumpla cada vez mejor su misión. Saludos cordiales a todos los lectores.