Día de la Iglesia Joven en Pamplona

Cientos de jóvenes participaron este fin de semana en el Día de la Iglesia Joven, una fiesta organizada por la delegación de Juventud de la diócesis de Pamplona y Tudela. Si el año pasado la jornada se celebró en Estella, este año le tocaba el turno a Pamplona. El Seminario conciliar acogió a los numerosos jóvenes que se acercaron hasta allí para participar, entre otras cosas, en los talleres impartidos por las componentes del grupo de música cristiana Gen Verde.
Este grupo musical, integrado por 24 mujeres consagradas de 13 nacionalidades diferentes, viajaron desde Italia hasta Navarra para permanecer durante todo el fin de semana. El día 12 ofrecieron talleres de danza, coro, teatro, guitarra y percusión a los jóvenes de Tudela, en el colegio de los Jesuitas, el día 13 lo hicieron en Pamplona, en el marco del Día de la Iglesia Joven, y el día 14 ofrecieron un concierto multitudinario en el Teatro Gayarre de Pamplona.

Día de la Iglesia Joven en el Seminario
Pese al mal tiempo, cientos de jóvenes se desplazaron hasta el Seminario Conciliar de Pamplona para participar en el Día de la Iglesia Joven. Un ambiente de alegría y optimismo se apreciaba entre los más de 350 jóvenes que participaban en esta jornada. A las diez y media de la mañana, el delegado de Juventud, José Javier Anaut, les acogía y les daba la bienvenida. Minutos después se acercaban a la capilla del Seminario para participar en un rato de oración, ya que como afirmó el delegado, “esta jornada tiene como punto central al Señor. Somos cristianos y le tememos presente en todos los momentos del día, por eso, hemos querido comenzar con un rato de oración”.
José Javier Anaut dio la bienvenida a todos y afirmó que era “un día en encuentro, de fe y de amistad, especialmente con Jesucristo. Tenemos que poner la mirada en Jesús”. A continuación, el seminarista Jesús Echeverz animó a los jóvenes a prepararse para la Jornada Mundial de la Juventud. “Nos unimos en oración con todos los jóvenes de España y del mundo para preparar la Jornada Mundiald e la Juventud” afirmó. Tras la oración tres jóvenes leyeron unas peticiones, en las que se pidió por todos los allí reunidos, por los enfermos como reflejo del Señor doliente, por los matrimonios y las parejas que se forman para serlo, por los consagrados, por los que realizan trabajos humildes, por los que están lejos de sus hogares, por los que están solos y por los que sufren las guerras y los desastres de la naturaleza.
Concluido el rato de oración, antes de dejar la capilla, el grupo gen Verde se presentó y presentaron los diversos talleres que iban a impartir y ofrecieron dos temas musicales relacionados con el amor y la familia.
A las once y media daban comienzo los talleres, impartidos por los miembros de Gen Verde. Los asistentes disfrutaron de de la música, el baile, el canto, el teatro, la percusión y las experiencias y sabiduría de las 24 componentes de Gen Verde.
La delegación de Juventud aprovechó la jornada para presentar las Jornadas Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Madrid el año que viene. Se les animó a participar y a hacerse voluntarios, para ayudar en la organización.
Tras la comida, en al que pudieron participar de una rica paella, los jóvenes pusieron en común los talleres en los que habían participado.
Finalmente, la jornada terminó donde empezaba, en la capilla del Seminario. Allí, Mons. Francisco Pérez ofició una Eucaristía en la que destacó el valor de los jóvenes cristianos. Les animó a no tener miedo a la hora de decir que son cristianos, a ser valientes y dar ejemplo.
Más de 50 voluntarios ayudaron en la organización de este Día de la Iglesia Joven. Éste fue el caso de Irene Juan de Dios, quien afirmaba estar muy contenta por poder ayudar. “Mi trabajo consiste en ayudar a todos los que llegan al Seminario, reparto papeles, informó sobre dónde están los talleres o sobre cualquier pregunta que tengan los asistentes” señalaba Irene.
Miguel del Amo fue uno de los más de 350 jóvenes que participaron en la jornada. “Es una gozada ver a tanto joven junto. Con esto actos ves que la Iglesia está viva, es joven y hace cosas divertidas” explicaba.

Concierto multitudinario en el Gayarre
El día 14, el grupo de música cristiana Gen Verde actuó en el Teatro Gayarre de Pamplona. El lleno fue total, ya que las entradas se agotaron antes del concierto. Cientos de personas no quisieron perderse la oportunidad de ver en directo a estas mujeres que, a través de la danza, la música, el teatro y el color, transmiten un mensaje de esperanza, fraternidad y sentido de la vida.
La iniciativa de traer a Gen Verde a Pamplona surgió de Mons. Francisco Pérez, quien animó a la delegación de Juventud a organizar un concierto en nuestra diócesis. Según Silvia Alfonso, encargada de la Pastoral Juvenil en la Ribera, “ha sido una oportunidad única de disfrutar con el directo de este grupo de mujeres que cantan, bailan, actúan y tocan instrumentos con el objetivo de trransmitir el Evangelio”.