Día del Catequista en Pamplona

El pasado fin de semana se celebró el Día del Catequista, bajo el lema “Hijos de la libertad”. Nos dimos cita en el colegio Salesiano de Pamplona unos 600 catequistas de toda la Diócesis.
La jornada comenzó con un concierto-oración a cargo del grupo Betel, que con varios textos de San Pablo en torno a la libertad, y con sus canciones, nos ayudaron a todos los catequistas a comenzar la jornada en un clima de comunión y agradecimiento a nuestro Padre Dios.
A continuación se representó un musical titulado Hijos de la libertad, dirigido por Javier Segura. Más de treinta jóvenes cristianos de Getafe y Navarra, entre actores y músicos, dan vida a la historia de Onésimo, el esclavo de Filemón, rico comerciante de Colosas. Con guión, letra y música originales, la obra recoge la vida y el mensaje de San Pablo de una forma ágil e intenta transmitir una profunda reflexión sobre el sentido de la libertad cristiana.
Todos nos sentimos muy gratamente sorprendidos del trabajo que hay detrás de este musical, tanto en trabajo e ilusión como en la fe que están viviendo estos jóvenes y que nos intentaron transmitir con tanto entusiasmo. Al final todos quisimos agradecer, con un fuerte aplauso puestos en pie, esa ilusión tan contagiosa de vivir la fe en libertad desde el amor.
Posteriormente, nos trasladamos a la Catedral, donde se celebró la Eucaristía presidida por nuestro Arzobispo Don Francisco Pérez y concelebrada por numerosos sacerdotes.
En numerosas ocasiones nombró la palabra gracias, gracias a la labor que hacemos los catequistas semana a semana como sembradores de la fe en tantos niños y jóvenes de nuestras parroquias; una labor valiosa y que la Diócesis agradece profundamente.
Al final de la celebración, D. Francisco realizó el rito de consagración de los catequistas al Sagrado Corazón de Jesús.
La jornada concluyó con una comida en el restaurante Maisonnave. En un estupendo ambiente de fraternidad compartimos tantas ilusiones y esperanzas que nos sigue transmitiendo el Espíritu para continuar en nuestra labor evangelizadora sin desfallecer.
Querríamos destacar la ayuda prestada por el Colegio Salesiano, dirigido por Iñaki Lete. Desde el primer contacto que tuvimos con ellos se mostraron encantados de poder colaborar en este día del catequista. Javier Arizmendi en la capilla, y José Manuel Bastarrica en el salón de actos, se ocuparon constantemente de que todo estuviera a punto, acogedor y que no nos faltara de nada. Iñaki Lete nos comentó hace unos días: “queremos que os sintáis como en vuestra casa”. Y de verdad que así nos hemos sentido. Desde la Delegación de Catequesis y Juventud, y desde toda la Diócesis, muchas gracias de corazón a toda la comunidad del Colegio Salesiano.
Como todos los años, ha sido un encuentro cordial, de acercarnos unos a otros, de volver a saludar a los viejos amigos y compañeros de camino, de conocer a los nuevos testigos que nos van relevando en la tarea…
Muchas veces nos dieron las gracias por el servicio que prestamos… Seguro que también a todas y a todos nosotros nos sale también del corazón un profundo agradecimiento a nuestro buen Padre Dios, porque un día nos llamó a trabajar en su viña en esta pequeña o gran parcela que es la catequesis. José Javier Anaut, Delegado Diocesano de Catequesis y Juventud