125 años de las Siervas de María en Tudela

El domingo 9 de mayo, a las 6 de la tarde, se celebraron en la Iglesia parroquial de San Jorge de Tudela, los 125 años de estancia de las Siervas de María en la ciudad ribera. La Misa fue presidida por Mons. Francisco Pérez y concelebrada por una quincena de sacerdotes.
La llegada a Tudela de las Siervas de María, ministras de los enfermos, fue precisamente a unas dependencias anexas a la Iglesia de San Jorge. Posteriormente se establecieron en el actual convento, situado en la calle Gayarre. Durante estos 125 años, las religiosas han prestado un servicio impagable de atención y cuidado a miles y miles de enfermos. Precisamente esa labor callada y sacrificada ha ganado el corazón de todos los tudelanos durante generaciones.
Al comienzo de la Misa, el capellán de las Siervas de María y sacerdote filipense, Santiago Marco, dedicó unas cariñosas palabras de gratitud a las religiosas. En su homilía nuestro arzobispo don Francisco, reconoció el trabajo silencioso y sacrificado de las Siervas de María, que noche tras noche recorren sus ciudades de España  para atender en el lecho del dolor a los enfermos e impedidos, con cariño y entrega como María.
Monseñor Pérez saludó al alcalde de Tudela, Luis Casado, y asistentes de la Corporación Municipal, además de los numerosos fieles que abarrotaron el templo como muestra del aprecio de los tudelanos.
La parte musical de la celebración corrió a cargo del coro de Siervas, que entonaron unas bellas canciones y el himno a Santa Soledad Torres Acosta, fundadora de su congregación.
Finalizada la Eucaristía, la Madre Superiora Provincial agradeció a don Francisco, a los sacerdotes concelebrantes y fieles, por la asistencia a una celebración tan esperada para la congregación de las Siervas eles invitó a un ágape fraterno en el claustro de Castel Ruiz.  J.M