Inauguración de la nueva residencia de las Hermanitas de los pobres

El pasado 18 de septiembre, tuvo lugar la bendición e inauguración de la nueva residencia de las Hermanitas de los Pobres de Pamplona. Mons. Francisco Pérez fue el encargado de presidir la celebración eucarística en la que se bendijo la residencia.
Al acto de bendición acudieron los más de 800 bienhechores, que han ayudado económicamente a la construcción, así como representantes del Gobierno de Navarra y del Ayuntamiento de Pamplona. Mons. Francisco Pérez, celebró la Eucaristía acompañado por el obispo de Vitoria, Mons. Asurmendi. Concelebraron el capellán de la Casa, Luis Muruzabal, el vicario episcopal de Pamplona, Juan Carlos Elizalde, y sacerdotes de las parroquias vecinas, así como alguno llegado desde Vitoria, lugar en el que las hermanas han permanecido durante las obras.
Al finalizar la celebración, Mons. Asurmendi dijo unas palabras por su condición de pamplonica y por el aprecio que siente hacia la congregación, “que tanto bien está realizando”. Por su parte, don Francisco animó a las religiosas a vivir el carisma de la fundadora Santa Juana Jugan y felicitó a todos los presentes, con especial afecto a los residentes. La superiora general de la congregación se unió al acto con unas palabras enviadas desde New York.

La Nueva residencia
El nuevo recinto, de 3.000 metros cuadrados, tiene capacidad para 70 ancianos. Consta de cuatro plantas. La planta baja acoge el comedor, las cocinas, los despachos, la cafetería, las consultas médicas y de enfermería, la sala de rehabilitación y manualidades, la capilla y el salón de actos. En las otras tres plantas se encuentran las habitaciones de los residentes y de las hermanas. I.G