Desde Navarra con el Papa

Cientos de fieles navarros acudieron el pasado fin de semana a Barcelona en un viaje organizado por la Diocesis de Navarra para ver al Papa Benedicto XVI.

Un numeroso grupo de personas salieron el pasado sabado 6 de noviembre en dirección a la ciudad de Barcelona para acompañar al Papa en la consagración de la Sagrada Familia, en un viaje organizados por la delegación de Juventud del Arzobispado de Pamplona. Tras seis horas de viaje, los 180 pasajeros navarros llegaron a su destino encabezados por José Javier Anaut Mainz, delegado de Juventud del Arzobisopado de Pamplona. Según José Javier Anaut, “la celebración la hemos seguido en los aledaños del templo, donde el ambiente de fiesta era espectacular”.

Además del viaje organizado por la Diocesis, muchos fieles navarros no se quisieron perder el encuentro con el Papa. Por eso, organizaron viajes por su cuenta, bien en autobús, en coches particulares, en tren, etc. Por otra parte, hubo varios colegios que organizaron su viaje a Barcelona, entre ellos el colegio Miravalles-Redín cuyos autobuses abarrotados partieron hacia Barcelona la noche del sábado y llegaron la misma mañana del domingo. También asistieron el Colegio Mayor Goroabe, el colegio Mayor Goimendi y el Colegio Mayor Olabidea de la Unviersidad de Navarra, entre otros.
El cansancio no impidió que durante toda la jornada se cantaran cánticos como “Benedicto amigo te quiere todo el mundo” ó “Benedicto te queremos” que querían acercar hasta el Papa todo el cariño de los fieles navarros que se habían desplazado hasta la capital condal.

El sabado por la noche, numerosos navarros se congregaron en frente de la Catedral esperando al Papa. Se rezó el Rosario y tras un largo periodo de espera, el Papa apareció en un coche oficial en dirección al arzobispado. Lo que no se esperaban los asistentes es que momentos después el Papa iba a saludar a todos los fieles por una de las ventanas laterales. Fue un momento único, en el que diferentes fieles procedentes de toda España dieron la bienvenida al Papa de una forma que encoje el corazón. Canticos, oración, piedad, ese era el clima que se respiraba.

El domingo, muchos navarros vieron al Papa desde la Plaza de Toros de la Monumental, donde se instaló una pantalla gigante. Entre ellos estaba Jaime “El sitio estaba muy bien organizado. Además estoy muy contento porque el Papa ha dicho las cosas claras y el viaje ha merecido mucho la pena”.