“Evangelizar”, nuevo libro de Mons. Fernando Sebastián

Monseñor Fernando Sebastián ha publicado un libro llamado “Evangelizar” a través de la editorial, Ediciones Encuentro.
Fernando Sebastián Aguilar (Calatayud, 1929) ingresó en la Congregación de Misioneros Hijos del Corazón de María en 1945 y fue ordenado sacerdote en 1953. En 1993 fue nombrado Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela y ha publicado numerosos escritos, principalmente sobre antropología teológica y cuestiones pastorales. A través de un artículo publicado en Alfa y Omega (nº 713), hemos podido extraer diferentes fragmentos que dijo Monseñor Sebastián donde narra las claves para llevar a Cristo a los alejados.

Durante su presentación, el Arzobispo dijo que «siempre es tiempo de evangelización. Siempre es el tiempo del primer anuncio. Dios nos da el don de la fe de una vez para siempre, pero nosotros tenemos que renovarla cada mañana. Consciente de mis limitaciones, ofrezco estas páginas a cuantos sienten la inquietud de descubrir los nuevos caminos de la evangelización, aquí, en España, en estos momentos de prueba y en los años venideros que no serán mucho mejores. Con estas páginas querría llamar la atención de los pastores y educadores cristianos para que centren sus esfuerzos en lo fundamental, en lo que nos hace capaces de profesar y vivir la fe gozosamente en un medio inhóspito y hostil». Además, hace una mención a la historia y comenta que «desde 1931, nuestra historia muestra un revanchismo contra la Iglesia. Los 40 años de proteccionismo político han debilitado el vigor religioso de los católicos y la radicalización de los no católicos. La nueva cultura ya ve como algo normal el rechazo de Dios».

El Arzobispo recuerda que «nuestra fuerza son los mártires: ellos están dispuestos a perder la vida por dar la fe. Si no llegamos a eso, no estamos en disposición de evangelizar. Hay que dar la fe a costa de la vida, no sólo ante la posibilidad de perderla de manera violenta, sino estar dispuestos a ser los parias de la sociedad, que nos nieguen, que nos difamen… Y vivirlo todo con mística: Si esto nos pasa por ser testigos de Cristo, ¡fenomenal! Nuestra Iglesia es heredera de los mártires del 36, y hoy estamos muy lejos: somos cobardes e indolentes. La evangelización debe recuperar el temple de los mártires».