Los sacerdotes navarros ante la represión

El sacerdote Jesús Equiza ha publicado recientemente el libro “Los sacerdotes navarros ante la represión de 1936 – 1937 y ante la rehabilitación de los fusilados”.
En el libro se hace un exhaustivo seguimiento de la actividad de los sacerdotes navarros en los primeros años de la guerra civil española y ante la persecución política que siguió al alzamiento nacional. Además, el libro hace un recuerdo de la rehabilitación de los fusilados que llevaron a cabo numerosas parroquias navarras en los primeros años de la democracia.

En la primera parte, Equiza elabora un censo de los curas represaliados por su postura a favor del “respeto, de la fraternidad, del perdón y de la paz” en 1936. En el libro se recoge el elenco de la actuación de 400 sacerdotes en toda Navarra, de los que 5 fueron asesinados por defender a los perseguidos, 8 fueron condenados a muerte y encarcelados y unos 50 recluidos entre el fuerte de San Cristóbal, la cárcel de Pamplona y otras prisiones locales.

En lo que se refiere a la rehabilitación de los fusilados, Equiza recoge los lugares y las fechas de los casi setenta funerales que se celebraron en Navarra entre 1978 y 1986 en memoria de las víctimas de la represión. La investigación que ha dado origen a este texto comenzó hace treinta años con la recogida de testimonios en los lugares que se referencian y por testigos y documentos de la época. Entre las conclusiones, Equiza señala que fueron muchos los sacerdotes, casi cuatrocientos, que desde el primer momento se opusieron a la violencia de la represión entre sus feligreses y algunos pagaron por ello con su vida. También señala que la labor de dignificación de las víctimas fue iniciada por la Iglesia antes de 1975.