Seminario sobre Misiones en el ISCR

El Centro Superior de Estudios Teológicos impartirá este semestre un curso de misionología a cargo del Delegado de Misiones, Jose María Aícua, con el título“Evangelización y Misión hoy”. Para conocer los detalles del curso hemos hablado con su responsable.

¿Cómo ha surgido este curso? Surge de una propuesta de todos los delegados de Obras Misionales Pontificias de realizar un curso estomático de la teología y pastoral misionera en cada diócesis. Por ello, propusimos al Instituto Superior de Teología un curso dentro del tr¡plan que ellos hace tiempo vienen proponiendo en distintas áreas de pastoral

¿Qué se pretende? El curso tiene como objetivo dar una visión de conjunto de la misión vista desde la teología, la biblia, la historia y la espiritualidad. Así como analizar los retos de la misión hoy: el diálogo interreligioso y el ecumenismo, la justicia y la paz, los derechos humanos etc. Todo ello para llevarnos a hacer un diagnóstico pastoral de la misión y los misioneros de Navarra. Presente y perspectivas y propuestas de futuro.

¿Cómo me convencerías para asistir a este curso? Es un curso completo, de más de 30 horas con cerca de diez profesores de Navarra, de Madrid y Burgos. Creo que hay un alto nivel académico, diversidad de estilos y universidades con un aterrizaje con la realidad misionera de hoy. Ven y lo verás.

¿Podríamos decir que estamos en tierra de misión?
Sin duda, Europa, España y Navarra es tierra de misión. Hay un porcentaje altísimo de gente que no cree, otros de que dicen que creen pero no practican, otros alejados de la fe y de la Iglesia, y una cantidad cada vez mayor de presencia de inmigrantes con otras religiones a las cuales hemos de proponer a Jesucristo, como la plenitud de la revelación de Dios. Navarra es a la vez la diócesis más misionera de la Iglesia universal y tierra de misión.

¿Cómo podemos ser misioneros hoy en día? Ser misionero es ser testigo del amor de Dios, para que otros lean el evangelio en nuestras vidas. Esta misión la recibimos por el bautismo y la actualizamos en la Eucaristía cada domingo en nuestras parroquias. Lo que creemos, lo celebramos e intentamos vivirlo, y lo que creemos y vivimos, lo anunciamos. Son cuatro dimensiones de nuestra fe en respuesta a la llamada de Cristo, para dar la vida como El la dio por nosotros. “Como el Padre me ha enviado, así os envío yo…”

Esta misión empieza en nuestra propia casa, en nuestro trabajo ordinario, en nuestras parroquias, en nuestra ciudad. Pero algunos sienten la llamada específica de anunciarlo, “ad gentes”, por todo el mundo.

San Francisco Javier es el patrono y modelo de la misión y de lo misioneros. La coherencia de vida entre lo que creemos y vivimos y el servicio a los necesitados son los signos de autentidad de nuestro evangelio.

Podemos ser misioneros ayudando desde aquí a los más de mil misioneros navarros en este mundo, en más de 12 países. La mejor forma es con una oración, con nuestros sacrificios, nuestros donativos generosos en las colectas, etc.

Podemos entregar toda una vida, o unos años o una experiencia de veranos como voluntarios solidarios… Lo importante es estar abiertos a la llamada de Dios a las necesidades de la Iglesia y los más necesitados.

Actualmente, se está impulsando en Navarra la JMJ ¿ayudando en la JMJ puede un joven ser misionero?, ¿puede un joven compaginar su trabajo/estudio con ser misionero?

La Jornada Mundial de la Juventud en Madrid con el Papa es una nueva oportunidad para encontrarse con Cristo y los Jóvenes de su Iglesia. Por ello es una oportunidad misionera. De sentirnos llamados y enviados anunciar el Evangelio. “Arraigados y edificados en Cristo” Los jóvenes han de ser los primeros evangelizadores y misioneros entre los jóvenes, en sus ambientes , con el lenguaje y la sensibilidad de hoy, con la verdad de Jesús de siempre.

Vamos a pedir a la javierada de la Juventud de agosto para que surjan nuevas vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada, matrimonial y misionera.