Celebración del Día del Catequista en Javier

El sábado 19 de febrero, se celebró el Día del catequista en Javier, que este año tenia como lema “Música de Dios”.
Cuenta una historia que un organista de una iglesia estaba practicando una pieza de Félix Mendelssohn y no estaba tocando muy bien. Frustrado, recogió su música y se dispuso a irse. No había notado a un extraño que se había sentado en un banco de atrás. Cuando el organista se dio la vuelta para irse, el extraño se le acercó y le preguntó si él podía tocar la pieza. El organista respondió bruscamente: “Nunca dejo que nadie toque este órgano”. Finalmente, después de dos peticiones amables más, el músico gruñón le dio permiso con renuencia. El extraño se sentó y llenó el santuario de una hermosa e impecable música. Cuando terminó, el organista preguntó: “¿Quién es usted?” El hombre contestó: “Yo soy Félix Mendelssohn.” El organista por poco impide al creador de la canción que tocara su propia música.

Hay veces en que nosotros también tratamos de tocar los acordes de nuestra catequesis e impedimos a nuestro Creador que haga una música hermosa. Igual que el organista, hay veces que quitamos las manos de las teclas con rebeldía. Como pueblo Suyo, somos “creados en Cristo Jesús para realizar las buenas obras que Dios nos señaló de antemano” (Efesios 2,10). Pero nuestras vidas no producirán una música hermosa a menos que le dejemos obrar a través de nosotros.
Dios tiene una sinfonía escrita para cada uno de nosotros y de nuestros catecúmenos. Dejémosle que haga su voluntad en todos nosotros y podamos así interpretar una buena “música de Dios”.

Asistieron más de quinientos catequistas venidos de toda la Diócesis. Como cada año el entusiasmo y el buen ambiente fueron la tónica general de este día tan especial en el que la Diócesis quiere agradecer a sus catequistas la labor evangelizadora que desarrollan semana a semana en sus parroquias.

Eduardo Azcoiti, Delegado de Catequesis y José Luis Cincunegui, superior de la comunidad de los Jesuitas de Javier, se encargaron de dar la bienvenida a los asistentes. A continuación los catequistas de la parroquia de San Juan Bosco dinamizaron una oración, que giró entorno a la armonía que debe mostrar en la comunidad parroquial el grupo de catequistas. Posteriormente los presentes disfrutaron de un concierto del grupo donostiarra Egunsentia. El arte en general y la música en particular son una herramienta imprescindible de evangelización y durante su actuación Egunsentia lo transmitió con mucho entusiasmo. Fue un concierto de gran calidad y además nos enseñaron varias canciones infantiles y juveniles con gestos que nos pueden servir de gran ayuda para dinamizar nuestras catequesis.

Tras un descanso se celebró la eucaristía presidida por nuestro Arzobispo, Don Francisco Pérez; una celebración vivida en profundidad en la que agradeció a los catequistas la labor que realizan.

Concluyó este día tan especial con una comida de hermandad en el Hotel Xavier. Los catequistas regresaron a casa contentos después de una jornada de convivencia, alegría y compromiso.

Desde la Delegación de Catequesis quisiéramos agradecer a la comunidad de los Jesuitas de Javier todas las facilidades que nos han dado y especialmente a su superior Don José Luis Cincunegui. A Egunsentia que con su música nos mostraron un precioso camino para evangelizar, y al restaurante Xabier por su eficacia y profesionalidad. Entre todos hemos hecho posible la celebración de un precioso día del catequista.