Mons. Hernández Sola, nuevo obispo de Tarazona

El pasado sábado día 19 de marzo, tuvo lugar la ordenación episcopal de Mons. Eusebio Hernández Sola como Obispo de Tarazona, en la Iglesia del Monasterio de Santa María de Veruela. A la celebración acudió el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Mons. Francisco Pérez, y medio centenar de obispos procedentes de España, Latinoamérica y Estados Unidos, además de 200 sacerdotes.
El agustino recoleto Mons. Eusebio Hernández Sola, natural de Carcar, fue ordenado obispo de Tarazona, en la iglesia del Real Monasterio de Nuestra Señora de Veruela en una solemne ceremonia que duró tres horas. Mons. Eusebio Hernández, ha sido Jefe de Oficina de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de la Vida Apostólica.

A las 11.00 h. de la mañana comenzó la Eucaristía, presidida por el secretario de la Congregación de Obispos, Mons. Monteiro de Castro, quien ha sido el consagrante principal de la ordenación. Estuvo acompañado por el nuncio en España, Mons. Fratini; y el arzobispo de Zaragoza, Mons. Ureña. Acudieron a la ceremonia 41 obispos, entre ellos todos los que pertenecen a la Orden de Agustinos Recoletos de países como Brasil, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, México, Perú y Panamá. También estuvieron presentes, entre otros, el arzobispo emérito de Toledo y ex – obispo de Tarazona, Francisco Álvarez Martínez, el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Mons. Francisco Pérez y Mons. Jose Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián. Además, desde la localidad de Cárcar, llegaron dos autobuses, uno de ellos de la parroquia con 55 vecinos, y el otro con familiares del nuevo obispo, así como varios vehículos particulares. La ceremonia comenzó con unas palabras de despedida del anterior obispo. Seguidamente ha intervenido el nuncio del Papa en España, monseñor Fratini, quien ha transmitido el saludo de Benedicto XVI. Por su parte, Mons. Manuel Monteiro de Castro ha pronunciado su homilía y ha destacado la figura de San José en el día de su celebración.

La imposición de manos, momento cumbre. Tras la lectura de la bula papal con el nombramiento, y mientras cantaban la letanía de los santos, Mons. Eusebio Hernández se postró en el suelo del altar mayor. Posteriormente, los obispos consagrantes posaron uno a uno sus manos sobre la cabeza del ordenando para conferirle su nuevo ministerio, y posteriormente lo hicieron el resto de prelados. Seguidamente, ha recibido los evangelios, el anillo, la mitra y el báculo pastoral. Especialmente emotivo ha sido el instante en que Eusebio Hernández Sola ha dado la comunión a su madre, que ha asistido a la ceremonia junto a su familia.

Objetivo pastoral. Como uno de los objetivos pastorales prioritarios, el nuevo obispo ha destacado la familia y ha señalado que “dentro de mis preocupaciones pastorales -añadió- reservaré siempre un lugar preferente a las personas más débiles y vulnerables, a los niños, a los enfermos,…”