Voluntarios en Calcuta

En junio de 2010, un grupo de 16 mujeres y hombres marcharon un mes a Kolkata (Calcuta) con la idea de compartir el tiempo con los demás y con los más necesitados. Los próximos días se abrirá una exposicion en el Centro Xavier de la parroquia San Francisco Javier con las imágenes captadas durante su estancia en Kolkata. La exposición abrirá del 7 al 14 de marzo de 19:00h a 21:00h. A continuación, recogemos una breve crónica de Salomé Arribicita Antoñanzas, volunatia en Kolkata.
En Junio de 2010, un grupo de 16 mujeres y hombres, creyentes y no creyentes, de distintas procedencias, edades y profesiones, con distintas inquietudes y motivaciones personales y la idea común de llevarlas a cabo compartiendo tiempo y vida con otros, decidimos pasar un mes en Kolkata (Calcuta cambió oficialmente su nombre en 2001). No fue una decisión repentina, cada uno a su manera llevaba ese deseo consigo desde hace tiempo y fue la delegación de Misiones la que nos brindó la oportunidad de conocernos, prepararnos y hacerlo juntos en los centros y casas de las Misioneras de la Caridad en Kolkata.

En el fondo, sabíamos que no se trataba de “pasar” un mes…. sabíamos o sospechábamos que por Kolkata no se puede “pasar” sin más. En esta exposición no vas a encontrar quizás fotos artísticas, de concurso. Pero son fotos reales, de un día a día que está teniendo lugar en este mismo momento, mientras lees esto, mientras las contemplas. De un día a día que nos obligó sin remedio a “descalzar” el corazón, no sin resistencias, y a pisar de lleno la realidad, con todos sus aspectos: la pobreza, la miseria, la desigualdad, la marginación, la enfermedad, la muerte, pero también la alegría, la esperanza, la autenticidad y la solidaridad del ser humano despojado de lo inútil e incluso de lo necesario para vivir. De un día a día que conocimos de la mano de las Misioneras de la Caridad, que fieles al legado de la Madre Teresa, lo dan literalmente todo, calladamente, sin reservas ni distinciones, a quienes lo necesitan.

Llevamos imágenes de todo eso y mucho más en el corazón y es lo que queremos compartir con las instantáneas de nuestras propias cámaras, aún sin los sonidos, ruidos y olores de Kolkata.

¿Una exposición más? ¿Más fotos y palabras bonitas?…esperamos de verdad, que no sea así. Pero esa diferencia depende de ti. Depende de que te arriesgues a entrar con el corazón “descalzo”: libre de prisas, juicios y prejuicios, con un corazón dispuesto a quitarse barreras que impiden ese contacto con la realidad, dispuesto a hacerse vulne-rable en ese contacto. Con un corazón “descalzo” de respeto, ante la inmensa dignidad como seres humanos, de quienes han sido privados hasta de lo imprescindible.

Esa es nuestra invitación: descalza el corazón, entra, contempla, no juzgues, no razones, sólo déjate tocar…y cuando salgas… no vuelvas a ponerte los zapatos “arriésgate a vivir descalzo”.

Salomé Arricibita Antoñanzas