Ateneo apostólico de la comunidad idente

El Ateneo apostólico es una actividad misionera propia del carisma de los Misioneros Identes, una nueva comunidad religiosa que, como saben muchos, desde hace un año viven y administran, por deseo de Mons. Francisco Pérez, el Centro Diocesano de Javier.
Ya en los meses de agosto y noviembre del pasado año pudieron organizarse tres Ateneos apostólicos (encuentros culturales) en el pueblo de Javier, los dos primeros en el salón de actos del Ayuntamiento y el tercero, el del mes de noviembre, en un hermoso salón dentro del convento-residencia de las Misioneras de Cristo Jesús.

Participaron en cada Ateneo unas 40 personas, entre ellos muchas familias que viven en el pueblo de Javier; no faltaron personas consagradas tanto de la Comunidad de Jesuitas de Javier como también numerosas hermanas pertenecientes a la Comunidad Religiosa de Misioneras de Cristo Jesús. El último Ateneo celebrado ha tenido lugar el sábado 26 de febrero en el Ayuntamiento del pueblo de Liédena. Participaron unas 40 personas y todos gozaron mucho de lo vivido y compartido esa tarde. Hubo aportaciones en el campo de la poesía, de la música, de la danza, se recitaron poesías clásicas. Terminó este encuentro con un poema del poeta y fundador del Ateneo Apostólico, D. Fernando Rielo, titulado: Hijo. Esta actividad apostólica finalizó con un brindis que alegró a todos los presentes.

Muchos nos han preguntado: ¿En qué consiste el Ateneo Apostólico? No resulta difícil responder a esta pregunta. Se trata de “ofrecer lo mejor de nosotros mismos a los demás en nuestra vivencia religiosa”. Mencionamos algunos valores que integran el contenido de este humanismo religioso. Cada persona posee en su interior una serie de dones que le adornan y que los han recibido de Dios. Para unos un valor precioso es la poesía, la lírica, para otros la música; en otros reluce el talismán del humor, para otros será la danza o el teatro; para muchos sus preferencias es la pintura. Lo que es bueno y positivo edifica a los demás y puede ser vehículo de verdad, bondad y hermosura. Lo bello atrae por sí mismo -reza el adagio latino- y es reflejo de la Bondad de Dios. El Ateneo prepara el camino para la verdadera amistad, abriendo el cofre de la propia conciencia, tratando de expresar y compartir lo vivido en el propio corazón. Crea, además, un clima de paz, de alegría, de confianza mutua y de ambiente familiar. El Ateneo acoge a todos los que quieran participar o simplemente asistir a esta ceremonia cultural y puede abarcar a personas pertenecientes a distintas religiones y confesiones cristianas. Podría ser una herramienta muy útil para favorecer el diálogo interreligioso y culturas diferentes; sencillamente, el protagonista es cada ser humano por lo que de grandeza, peculiaridad, originalidad y dignidad tiene, ya que toda persona está creada por Dios a su “imagen y semejanza”; es un macrocosmos en el microcosmos donde vive.

En la Comunidad de los Misioneros identes se suele celebrar mensualmente este tipo de vivencia religiosa y humanística comunitaria. El primer Ateneo se celebró en el Jardín del Monasterio de la Santa Cruz de La Laguna (Tenerife) y tuvo lugar el 14 de noviembre de 1976, cuando el fundador de esta Institución Religiosa, Fernando Rielo, quiso que los miembros de Vida en Común de esta nueva Institución Religiosa viviesen actividades comunitarias, donde cada uno pudiera sorprender a las hermanas y hermanos de comunidad con una aportación positiva, en el ámbito musical, literario, artístico, expresión de una creatividad personal, reafirmando así el vínculo de la caridad entre todos y enriqueciéndose recíprocamente en valores artísticos, humanísticos y espirituales.

El Ateneo posee un carácter testimonial y un estilo itinerante. Soñamos en llevar esta herramienta apostólica a los colegios y comunidades parroquiales de otros pueblos de nuestra zona de Javier, y, guiados por la fuerza del Espíritu, también a nuestra capital navarra, Pamplona. La Comunidad de los Misioneros Identes/ Centro Diocesano de Javier