Bendición de la nueva abadesa del monasterio de Tulebras

El pasado día 25 de abril, lunes de la Octava de Pascua, en el Monasterio de Santa María de la Caridad de Tulebras, recibía la Bendición Abacial la madre Pilar Germán Rojas, de manos del Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Mons. Francisco Pérez.
Nuestro Monasterio de “Santa María de la Caridad” remonta sus orígenes al año 1147, cuando el rey García Ramírez pidió a las monjas del monasterio de Lumen Dei en Favars (Francia), que vinieran a fundar un monasterio a tierras navarras. Es el primer monasterio del Císter en España. La comunidad vive en él de forma ininterrumpida desde la fecha de su fundación.

La Madre Pilar nació en 1966, entró en este Monasterio Cisterciense de la Estrecha Observancia (Trapense) en 1994 y profesó solemnemente en el año 2000; hasta su elección como Abadesa del Monasterio, el 25 de Enero de este año, era maestra de novicias. El servicio que conlleva el ser Abadesa fue expresado bellamente en las moniciones que tuvieron lugar antes de la entrega de los instrumentos, cuatro imágenes-cuatro símbolos:

Madre de la comunidad:
Es el mayor vínculo natural que puede haber entre dos personas. Un vínculo a la vez personal, con cada hermana en particular, y comunitario. Las alimentará en lo espiritual y en lo material. Este vínculo se ve reforzado en la vida monástica por el voto de estabilidad. El anillo es símbolo de este vínculo.

Pastora de la comunidad.
El Báculo es símbolo de la solicitud a poner en práctica para adaptarse a cada hermana, animándolas, con su ejemplo y paciencia, a recorrer el camino de su vocación, orando por cada una de ellas, y manifestando la bondad de Cristo.

Maestra
Maestra siendo discípula en la escuela de Cristo, haciéndose así accesible a todas. Se alimentará de la palabra de Dios y de la sabiduría monástica. La regla de san Benito es símbolo de esta escuela del servicio divino.
Médico
Médico porque ella va siendo sanada por el amor de Cristo. La Cruz es símbolo de la solicitud, la sabiduría y la habilidad que tendrá que utilizar para con las hermanas en dificultad.

El pueblo de Tulebras, acogió con ilusión el evento y todos asistieron, junto con familiares y muchos amigos de la Comunidad y de la madre Abadesa, que también tuvieron el gesto de cariño de desplazarse desde toda la geografía española para acompañarnos. Fue una celebración orante y sencilla, llena de unción y recogimiento, donde todos participamos sintiéndonos Iglesia del Señor. A todos, nuestro agradecimiento y nuestra oración, deseándoles que su estancia en nuestro monasterio les haya servido para conocer y palpar la bondad de Dios nuestro Padre. ¡Cristo ha resucitado, Aleluya!

Espiritualidad

Oración, Oración continua “Orad constantemente” (1Tes 5,17)

Liturgia. Alabanza a Dios “Nada se anteponga a la obra de Dios” (RB 43,3).

Lectio Divina Escuchar la palabra de Dios. “Al leer la Biblia, los Padres no leían los textos, sino a Cristo vivo, y Cristo les hablaba” (P. Evdokimov).

Obediencia Desde la libertad y por amor “La obediencia es propia de quienes nada estiman más que a Cristo… del cual, dice el Apóstol, se hizo obediente hasta la muerte” (cf. RB 5,2; 7,34). Ascesis “Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mt 6,21). Comunidad. Vida en común.“Solo corazón y una sola alma, teniendo todo en común” (cf. Hch 4,32).

Silencio “Esforcémonos primero por callar. De ahí nacerá en nosotros lo que nos conducirá al silencio. Que Dios te dé entonces sentir lo que nace del silencio. Si obras así, no sabría expresarte la luz que se alzará en ti, ni el placer que experimentará tu corazón” (San Isaac el Sirio). Soledad Encuentro con Dios “La llevaré al desierto y le hablaré al corazón” (Os 2,16).

Trabajo “Son verdaderos monjes cuando viven del trabajo de sus propias manos” (RB 48,8).