JornadasPuebloDios1

La Palabra de Dios en la vida y misión de la Iglesia diocesana

El martes 4 de octubre fue el turno para el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Monseñor Francisco Pérez, que habló sobre la ‘palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia diocesana’ y presentó varias propuestas para el nuevo curso pastoral.

El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, monseñor Francisco Pérez, trató sobre “la necesidad de escuchar la palabra de Dios y ponerla en práctica para iniciar una nueva evangelización”. En la sesión de la mañana, especialmente dirigida a sacerdotes, hizo hincapié en la importancia de los sacerdotes en la nueva evangelización, en los nuevos retos a los que se enfrenta la Iglesia en el siglo XXI, tan secularizado, tan ajeno a Dios. A los sacerdotes les exhortó a vivir intensamente los valores del Evangelio para ser instrumentos útiles al servicio de Dios y de la Iglesia. “Os reto – dijo – a que hagamos unos buenos ejercicios espirituales, yo también, para ponermos manos a la obra con fe y celo apostólico”.

Verbum Domini

Durante la sesión del Arzobispo, se presentó también el plan de formación sacerdotal previsto para el próximo cuatrienio en nuestras diócesis de Pamplona y Tudela. Este curso 2011-2012 se dedicará a la lectura y el estudio de la exhortación apostólica del Papa Benedicto XVI ‘Verbum Domini’, que es el documento más reciente del magisterio pontificio sobre la palabra de Dios. Este texto no es sino un desarrollo y una actualización de la constitución conciliar ‘Dei Verbum’. Durante los próximos cursos se abordarán los grandes temas tratados en las otras tres constituciones conciliares: en 2012-2013 se tratará la Sacrosanctum Concilium (la liturgia); en 2013-2014 se tratará la Lumen Gentium (la Iglesia); y en 2014-2015 se tratará la Gaudium et Spes (la Iglesia en el mundo actual).

¿Por qué es importante la palabra de Dios para la Iglesia? Este Sínodo y la exhortación Apostólica Verbum Domini, igual que antes la Constitución Conciliar del Vaticano II, Verbum Dei, han instado una y otra vez en que la Iglesia es misionera por naturaleza. Este carácter misionero del pueblo de Dios se fundamenta en el bautismo; de ahí nace la misión de anunciar la Palabra de Dios a todas las naciones. Toda persona bautizada asume el deber de testimoniar con su vida el Evangelio de Jesús. Existe una íntima relación entre el anuncio de la Palabra de Dios y el testimonio cristiano, porque con el testimonio se da credibilidad a la Palabra. La Iglesia está en el mundo, y el cristiano vive en el mundo. La Palabra de Dios lleva al cristiano a entablar relaciones cordiales y amistosas con todo lo humano: las personas, los pueblos, la naturaleza, todo ello motivado por la búsqueda de la justicia y la verdad. Junto a la búsqueda de la justicia, actuando bajo la guía del espíritu de Jesús, hay que denunciar sin ambigüedades las injusticias y promover la solidaridad y la igualdad. La Palabra de Dios despierta en nosotros sentimientos de amor y de compasión por los más desfavorecidos, pobres y necesitados. La acción caritativa de la Iglesia ahonda sus raíces en la Palabra de Dios. “Todo lo que hagamos o dejemos de hacer a uno de los más pequeños lo hacemos o dejamos de hacer a Jesús y a Dios mismo”.

Por otra parte, en la sesión de la tarde en Pamplona y el día 7 en Tudela, el señor Arzobispo se centró más en el papel de los laicos en la nueva evangelización, que es el reto que tiene la Iglesia en el momento presente. Para ello el Arzobispo presentó una serie de propuestas para el nuevo curso pastoral.