Simposio de Teología en la Universidad de Navarra

Del 10 al 21 de octubre la Universidad de Navarra celebró el XXXII Simposio de Teología sobre el tema “Religión, sociedad y razón práctica. A este simposio asisten cerca de 150 personas de los cinco continentes.

Los pasados días 19. 20 y 21 de octubre, la Universidad de Navarra celebró el XXXII Simposio de Teología sobre “Religión, sociedad y razón práctica”, al que acudieron cerca de 150 personas de los cinco continentes. Durante esos tres días se profundizó tanto en la influencia de lo social en la vivencia histórica de la fe, como en las posibles contribuciones del cristianismo a la sociedad.

Durante el primer día, Rodrigo Muñoz, presidente del comité organizador del XXXII Simposio de Teología de la Universidad de Navarra, recordó que desprenderse de la religión “supondría una gran pérdida cultural”. “Se plantea la necesidad de una escucha recíproca de la fe y la razón pública, que evite dos extremos: el de la privatización de la religión, que consiste en excluirla; y el su presencia patológica, el fundamentalismo” añadió. Además recordó las “contribuciones de orden cultural” de la religión. “Son muchos los que, desde fuera de la fe, ven en las iglesias comunidades de reflexión en las que ha madurado con el tiempo un patrimonio de humanidad, que merece ser tenido en cuenta incluso si uno no se identifica con él plenamente”, recalcó.

“La religión puede tener así un lugar en la esfera pública como interlocutor no político de la política -indicó-, como lo tienen tantos aspectos de la vida que son de interés general pero no pertenecen al sistema político, como el deporte, las artes o las ciencias”. Por último, expresó que la religión “ha de concurrir a los consensos que fundan la convivencia como un discurso entre otros, cuya contribución no es estrictamente política, sino de orden ético, de sentido, de motivación para la acción, etc. En ese terreno, desprenderse de la religión supondría una gran pérdida cultural”.

Al día siguiente, Ernesto Galli della Loggia, presidente del Instituto Italiano di Scienze Umane, intervino en una mesa redonda en la que se analizaron las relaciones de la religión con los derechos del hombre, los medios de comunicación y la ciencia. Señaló que “desde un punto de vista doctrinal, la Iglesia no se decanta por ningún sistema de gobierno, incluso el de la democracia occidental, siempre y cuando se respeten los derechos de la persona, la dignidad del hombre y su libertad”.

Por su parte, Francisco Pérez-Latre, de la Facultad de Comunicación de la UN, afirmó que “la religión es una cuestión de máximo interés informativo, fuente de ‘best sellers’ literarios, programas con audiencias millonarias, vídeos de circulación extensa por la red y cuentas de Twitter con miles de seguidores”. En ese sentido, destacó que “algunos referentes mediáticos, como Juan Pablo II y Benedicto XVI, o eventos como las Jornadas Mundiales de la Juventud y los viajes del Papa tienen seguimiento masivo, demanda y cobertura de los medios asegurada en tiempos de atención precaria y audiencias fragmentadas”.

Finalmente, Santiago Collado, del grupo de Investigación “Ciencia, razón y fe”, apuntó que “quienes defienden la incompatibilidad entre ciencia y fe, la completa independencia de ambas o algunos modos de integración se polarizan en dos extremos: o bien convierten a la ciencia en una religión, o bien convierten a la religión en una ciencia”. Así, explicó que en estos dos planteamientos se está ante una “fe deficiente”: en un caso, la ciencia “pierde credibilidad y capacidad para ofrecer lo bueno”, y en el otro, se corre el riesgo de caer en el fundamentalismo.

“Todos los pueblos están invitados, gracias a la evangelización, a renovar sus culturas que, como todas aquellas del pasado, tienen necesidad de conversión. La presencia de la Iglesia en el seno de un pueblo le coloca en estado de inculturación, es decir, en camino hacia la cruz gloriosa”. Así lo afirmó Mons. Barthélemy Adoukonou, secretario del Consejo Pontificio de la Cultura, quien impartió la conferencia de clausura “La Evangelización como servicio al hombre y a la sociedad”.

Entre los ponentes que asistieron se encontraban Mons. Livio Melina, presidente del Pontificio Instituto Giovanni Paolo II per studi su matrimonio e famiglia; David Martin, de la London School of Economics and Political Science; y Ernesto Galli della Loggia, del Istituto Italiano di Scienze Umane.