ALESES

Fe y ciudadanía en las IV Jornadas de Católicos y Vida Pública.

La cuarta edición de las Jornadas de Católicos y vida Pública que organiza cada dos años la Asociación Católica de Propagandistas en Pamplona, tuvieron lugar los días 9, 10 y 11 de febrero con unas sesiones con abundantes contenidos, muy concurridas y participativas. El acto de apertura fue presidido por el Arzobispo monseñor Francisco Pérez, quien inició las jornadas, y al que acompañaron en la mesa presidencial, la Delegada del Gobierno en Navarra, doña Carmen Alba, el director de las jornadas de Católicos y Vida Pública, Juan Caamaño y el secretario del centro de Pamplona de la ACdP, Jesús Tanco. En sus breves intervenciones, cada uno desde su papel, ofreció el testimonio de su presencia y el deseo de que fueran estas horas de mutuo enriquecimiento personal fueran fructíferas. La ponencia inaugural corrió a cargo del veterano periodista en Radio y Televisión, Rafael Ortega y versó sobre “Los medios de comunicación en la Nueva Evangelización. Para el presidente de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España, se precisa una mayor presencia de la Iglesia en los medios a través de los programas especializados, de contenidos que respondan fielmente a la verdad de lo que es y representa la Iglesia, a través de su jerarquía, instituciones y labores que desarrolla en tantos sectores sociales. Tras poner de manifiesto aspectos manifiestamente mejorables en el sistema informativo periodístico y audiovisual, propuso pautas de mejora que pasan por la mayor responsabilidad de los empresarios, profesionales y de los usuarios a la hora de elegir y realizar contenidos atractivos y con audiencia que los hagan sostenibles.

La mesa redonda sobre “Energía joven de la Iglesia: ecos de la JMJ” fue presidida y moderada por D. José Javier Anaut, delegado diocesano de Pastoral Juvenil que fue dando la palabra y presentando a Roberto Kutz, coordinador general de la JMJ en Navarra, a Maite Ursúa, responsable de los equipos locales y a José Javier García Logroño, encargado del Voluntariado en la misma. Se puso de manifiesto la buena organización, el mejor ambiente y las excelentes experiencias que se vivieron en las jornadas previas a la gran concentración eclesial juvenil de Madrid. En el animado coloquio se cambiaron impresiones sobre la manera de que perviva este espíritu admirable que presidió la actuación de tantos jóvenes en agosto pasado, y de que se plasme en acciones y equipos flexibles y coordinados. Nuestro Arzobispo asistió a la sesión completa y siguió de cerca las exposiciones y debates.

“El patrimonio de la Iglesia al servicio de la Nueva Evangelización” fue el tema tratado por José María Barceló. Este ingeniero industrial, escritor y promotor cultural durante muchos años desde la Obra Social de Ibercaja, expuso de manera completa y atractiva la importancia del patrimonio artístico de la Iglesia y el servicio que presta al culto litúrgico, a la cultura y a la sociedad. Partidario de que se aprovechen todas las potencialidades que tiene de cara a la Nueva Evangelización, no pasó por alto la problemática compleja y difícil de mantenimiento y gestión de los edificios y equipamientos, así como la adecuada asistencia por parte de los seglares a los sacerdotes y religiosos que en ellos realizan actividades pastorales. En la mesa redonda respectiva, se pusieron expresivos ejemplos de esta colaboración. En este sentido, Marisol Soler expuso la experiencia concreta de la comunidad de religiosas del Sagrado Corazón que en la iglesia de Zabaldica y casa contigua habilitada para recepción y encuentro de peregrinos, realiza con espectaculares aunque íntimos testimonios. También la abogada y periodista Elisa Viscarret hizo un pormenorizado y ameno resumen de lo que ha significado a lo largo de los siglos la Cofradía de la Santísima Trinidad de Arre, compuesta y dividida desde el origen por clérigos y seglares, y que en la actualidad gracias a la colaboración de los cofrades y a la intensa dedicación de la comunidad de Hermanos Maristas sigue prestando un inestimable servicio de acogida y ayuda a los peregrinos a Santiago. Por su parte don Fermín Macías, sacerdote que todavía no ha cumplido la treintena –es el más joven de la diócesis-, con entusiasmo y amenidad habló del arreglo y cuidado de ermitas y en concreto de las muy positivas actuaciones parroquiales en las que ha trabajado. Como es habitual, el coloquio, no exento de crítica y realismo, sirvió para aclarar puntos respecto a esta preocupación eclesial de mantener el patrimonio al servicio de las necesidades de la Iglesia y devoción de los fieles a sus templos y ermitas.

En el tercer día de las jornadas, abrió la sesión Elvira de los Ángeles Sánchez-Magallón, presidenta de la Institución Familiar y directora del programa de espiritualidad familiar que se desarrolla en Radio María. Con una intervención entusiasta y enriquecedora, la ponente propuso desde la vida cotidiana distintas actuaciones para hacer presente y patente la importancia que tiene la Familia en la instrucción y mantenimiento de la fe, y en el seno de ella, el papel diferenciado y relevante que padres, madres, abuelos, hijos, nietos y hermanos y todo conjunto familiar pueden realizar en una mutua comunidad de amor y entrega. Siguió a la ponencia, la mesa redonda con tres destacados especialistas en la relación familiar con la educación, el matrimonio y la cultura de la vida. Alfonso Aparicio, presidente en Navarra de la Confederación Católica de Padres de Familia puso el acento en la responsabilidad de los padres en la elección de centro escolar y la participación efectiva en el mismo, y en la transmisión de los valores espirituales por parte de la Familia. El médico, y colaborador de la delegación diocesana de Pastoral Familiar, Juancho Úriz expuso en tonos muy positivos su dedicación a la orientación siempre de ayuda al matrimonio, base de la institución familiar. El también doctor en ejercicio Félix Zubiri, vocal de la comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Navarra, expuso los riesgos y peligros de los atentados a la vida en las personas más vulnerables como los ancianos enfermos de extrema gravedad o los niños en camino de ver la luz. La sesión presentada y moderada por el prestigioso médico ye investigador docente, Miguel Andériz dio pie a un interesante coloquio entre los asistentes.

Asistió a la sesión de clausura el consejero de Educación del Gobierno de Navarra, José Iribas que saludó a los participantes en las jornadas, que fueron clausuradas por el Secretario General de la Asociación Católica de Propagandistas, Antonio Rendón quien puso de manifiesto el interés de la institución en la Nueva Evangelización, y el muy positivo resultado en muchas ciudades españolas y en concreto en Pamplona de este tipo de jornadas. Recordó afectuosamente al miembro de la Asociación, Javier Unceta recientemente fallecido y animó a continuar en el empeño de ofrecer posibilidades de servicio a la sociedad por parte de los católicos implicados de modo natural en ella. El secretario del centro de Pamplona, hizo un balance de las jornadas y un resumen de la situación en los distintos campos analizados desde las últimas celebradas hace dos años con el lema del valor de los católicos en la vida pública. Por su parte el consiliario del centro, don Santiago Cañardo habló de gratitud hacia el equipo organizador de las jornadas, a los colaboradores, también de servicio y compromiso, y tras el rezo del Ángelus y el recuerdo a los enfermos en el día de la Virgen de Lourdes, se cerraron estas jornadas que tuvieron como sede el nuevo salón de conferencias de los padres Redentoristas en Pamplona.