Lerín Libro E1346606064473

Presentado el libro: Lerín, villa de religiosos

El pasado 29 de julio, se presentó en Lerín el libro titulado “Lerín, villa de religiosos. Julián y Carmelo Cruz”, escrito por Mª Rosario López Oscoz.

En la obra, perteneciente al género histórico en el subgénero de la biografía, se trazan las semblanzas de dos frailes procedentes de Lerín: Julián Cruz Solano (1886-1974), carmelita descalzo, conocido en su orden como Padre Esteban de San José, y Carmelo Cruz Pitillas (1897-1948), nacido en Elgóibar (Guipúzcoa) y sobrino del anterior, que como agustino recoleto tomó el nombre de Padre Carmelo de la Consolación.

De forma paralela, ambos religiosos desarrollaron una actividad pastoral muy considerable como predicadores tanto en España como en Hispanoamérica (Cuba y Brasil, respectivamente), se vieron afectados por los horrores de la Guerra Civil española y siempre acreditaron una fidelidad ejemplar a sus orígenes geográficos y a sus familias. El P. Esteban de San José, además de ejercer de profesor de Humanidades y Teología, desempeñó diversos cargos de relieve en su propia orden, se codeó con altas instancias del poder político, económico, cultural y eclesial de su tiempo, y, a su vez, destacó por la labor humanitaria con los madrileños más necesitados en los años de la posguerra. Tuvo una influencia muy considerable en la fundación de la orden de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado. La campechanía de su temperamento, el don de gentes, la conversación chispeante y la afición taurina fueron algunos de sus rasgos personales más singulares.

En la biografía del P. Carmelo de la Consolación sobresalen la frenética actividad como orador sagrado y, sobre todo, el apostolado en la prensa mediante el cultivo de la literatura religiosa en diversos géneros y en especial en la poesía lírica, que publicó en la revista “Santa Rita y el pueblo cristiano”, editada por los padres Agustinos en Monachil (Granada).

Para redactar el texto, la autora ha recurrido a abundantes y solventes fuentes de información oral, escrita y fotográfica. La obra incluye, entre sus apéndices documentales, un árbol genealógico de la fecunda familia Cruz desde 1648 hasta la actualidad.