Joaquín

Primera Misa de Joaquín Huarte

Fitero. Nació en Tudela el 25 de octubre de 1959. De niño estudió en el colegio Lestonac de la Compañía Hijas de María y el Bachiller en los Jesuitas de Tudela. Tras haber terminado con éxito los dos primeros cursos de Medicina en la Universidad de Bilbao-Lejona y después de dos cursos de verano, uno en Paris y otro en Ginebra, tomó la decisión de proseguir sus estudios en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Ginebra. Obtuvo el diploma en ciencias biológicas en 1981 y seguidamente hizo una especialidad en embriología experimental en la misma facultad.

De 1983 a 1987 fue profesor asistente de la facultad de medicina de Ginebra donde realizó trabajos de investigación,obteniendo el título de doctor en Ciencias Biológicas. Desde el 2007 hasta el año 2009 desempeñó tareas de docencia e investigación en dicha Facultad de Medicina. Ha viajado mucho y escrito publicaciones científicas, monografías y varios artículos del campo de la bioetica.

Antes de su primera Misa, nuestra corresponsal en Fitero, mantiene una breve charla con él, en la que le llama la atención su trayectoria profesional y su vocación al sacerdocio, en una sociedad que vive alejada de la religión.

¿Qué le ha llevado a ser sacerdote?

En mi vida siempre he sentido la llamada de Dios, en lo que hacía, en mi forma de vivir, en los proyectos que tenía. Fue en el año 2005 cuando transmití al obispo que quería ser sacerdote. Él me dijo que escribiera una carta y que se estudiaría. Pero lo que me motivó fue un suceso que ocurrió mientras me encontraba en Roma. Era el día de Resurrección de 2005, en la plaza de San Pedro, el Papa Juan Pablo II salió al balcón y pese a que no le salía el habla, porque ya estaba muy enfermo, un Cardenal puso su voz. Juan Pablo nos dio su bendición a todos, entonces pensé que definitivamente mi vocación era la del sacerdocio.

En Septiembre de 2009 dejé la docencia y mis trabajos de investigación y comenzé los estudios de segundo ciclo de Teología en la Universidad de Navarra. En septiembre de 2011, tras obtener la licenciatura en Teología, me trasladé a vivir a Roma, donde el pasado 5 de mayo recibí la ordenación sacerdotal de manos de Mons. Javier Echevarría, Obispo Prelado del Opus Dei. Ahora me quedaré en Pamplona donde haré las “prácticas”.

¿De qué manera se puede atraer a los niños y jóvenes a las parroquias?

No hay ninguna fórmula, solo el ejemplo de los mayores. Hay que enseñarles a rezar, la oración personal es muy importante para los niños, así como recibir los sacramentos. María del Mar