Nueva sede de Pastoral Gitana en Navarra

pastoral gitanaLa Diócesis de Pamplona cuenta ya con una nueva sede de Pastoral Gitana. Fue inaugurada y bendecida en el mes de febrero por el Arzobispo Mons. Francisco Pérez, que tuvo un encuentro previo con los 11 miembros del equipo de Pastoral con los cuales intercambió impresiones sobre la realidad del pueblo gitano y la importancia de la tarea pastoral. La nueva sede está ubicada en el Seminario de Pamplona, se trata de un antiguo espacio junto a las delegaciones de Catequesis y Juventud, que fue rehabilitado por dos albañiles gitanos, como lugar de reunión y programación de actividades, bibliografía sobre temas específicamente gitanos y con una decoración con signos y elementos de la cultura y religiosidad gitana, como rincón de encuentro y trabajo.

El acto contó con la presencia de unos 40 gitanos y payos venidos de diferentes lugares y dio comienzo con una proyección sobre la actividad de pastoral gitana en la parroquia de Nuestra Sra. del Pilar de barrio de Etxabakoitz, que es el barrio de Pamplona con más porcentaje de población gitana (37%) y donde esta pastoral está más desarrollada. A la proyección le siguió una visita al local donde los diferentes miembros del equipo explicaron a los presentes las reformas realizadas en el mismo, el sentido de los elementos culturales que lo ambientan y apuntaron el valor de contar con un lugar de reunión y programación.

Seguidamente tuvo lugar la bendición por parte del Arzobispo, quien relató su vivencia en un programa de viviendas para gitanos en el cual participó en sus primeros años de sacerdote en la parroquia de San Blas de Madrid, el cual le marcó como una experiencia importante. En ese contexto de oración hizo entrega de una Biblia a cada miembro del Equipo, como sencillo gesto de envío para el trabajo pastoral. En este momento otros gitanos presentes, que participan en diversas comunidades cristianas, recibieron también una Biblia en esa llamada común a vivir y anunciar la Palabra de Dios. Finalmente, con una estola con la bandera gitana bordada, procedió a la bendición de la nueva sede. A este momento le siguió un rato de encuentro en torno a un café (cayardó) de puchero según el hacer tradicional gitano y un poco de leche (chute) acompañados de pastas que favorecieron un rato de encuentro y convivencia. La bendición de la nueva sede estuvo precedida días atrás, por la visita de la directora del departamento de Pastoral Gitana de la Conferencia Episcopal, Belén Carreras Maya. Como responsable a nivel nacional tuvo un encuentro con el equipo de Pastoral, visitó la sede y participó de un espacio de convivencia y fiesta típicamente gitanos.

La Pastoral Gitana es una herramienta para acompañar en la fe al pueblo gitano, abrir pequeños grupos de reflexión de fe y vida, acompañar y preparar los sacramentos según elementos de la cultura gitana, propiciar encuentros entre gitanos de diferentes comunidades cristianas, estar cerca y acompañar los momentos diferentes de la vida de familias gitanas, participar de la cultura y los valores de este pueblo que es religioso y que vive su fe desde el corazón.