Africa

Opción de Cáritas por el desarrollo integral y la dignidad humana en África

AfricaCoincidiendo con el Día de África, que se celebra el 25 de mayo para conmemorar la fundación de la Organización de la Unidad Africana (OUA), Cáritas Española subraya la especial vinculación que tiene con este continente lleno de esperanza y la apuesta por seguir avanzando en el trabajo de cooperación fraterna con su Iglesia y sus Cáritas nacionales, con el objetivo de promover el desarrollo integral y defender la dignidad humana de los africanos en situación más vulnerable.

El continente africano, donde se encuentran algunos de los países más pobres del mundo, es hoy en día escenario recurrente de hambrunas, guerras y catástrofes naturales. Por ese motivo, el acompañamiento de la Confederación Caritas en África se lleva a cabo, de manera intensa, desde el Magreb (Mauritania, Marruecos y Túnez) hasta la Franja del Sahel (Senegal, Mali, Burkina Faso, Níger y Chad), pasando por el Cuerno de África (Etiopía, Sudán, Sudán del Sur, Eritrea, Somalia, Kenia y Yibuti), el centro del continente (Congo-Brazaville, R.D. Congo, República Centroafricana, Uganda, Ruanda, y Burundi) y el África austral (Mozambique y Angola).

En cada uno de estos países, las prioridades de trabajo son identificadas por las Cáritas Nacionales, quienes, a través de sus redes diocesanas, están en contacto directo con las poblaciones más vulnerables para responder a sus necesidades.

Apoyo a las emergencias y al desarrollo

Uno de los ejes de la acción de Cáritas Española en el continente es su apoyo a las víctimas de las emergencias causadas por desastres naturales y por la violencia. Muestra de esta prioridad son los más de 5 millones de euros destinados durante el último año al capítulo de emergencias, ayuda humanitaria y proyectos de desarrollo en África, del que se beneficiaron unas 1.116.000 personas.

Cáritas centra su trabajo tanto en la atención de urgencia a los damnificados como en el apoyo a los procesos de rehabilitación y prevención de nuevos desastres. Acciones recientes en ese campo han sido la respuesta a la crisis alimentaria en el Cuerno de África –que afectó a 14,5 millones de personas entre 2010 y 2011–, y en la región del Sahel, donde se hizo necesario el reparto de alimentos en 5 países a lo largo de todo el año 2012.

Durante las inundaciones que sufrieron Senegal y Níger, Cáritas también estuvo al lado de los afectados, al igual que en las emergencias provocadas por el desplazamiento de miles de personas a causa de los conflictos armados en la República Democrática del Congo, Sudán o Mali. En este momento, Cáritas está atendiendo y protegiendo a la población desplazada por estas crisis.

En el apartado del desarrollo, Cáritas Española acompaña la labor de la Iglesia y las Cáritas locales en la mejora de sectores como educación, salud, seguridad alimentaria y vivienda. Algunos ejemplos actuales de esta colaboración fraterna son el programa de construcción de pozos y huertos comunitarios en Burkina Faso, el plan de mejora de la producción agrícola y la creación de sistemas de agua potable en Etiopía o la construcción y gestión de escuelas en Mozambique.

Capacidad transformadora de las comunidades locales

Más allá del impacto real de estos proyectos en la calidad de vida de las personas, todas estas acciones son ejemplo de la capacidad transformadora de las comunidades locales para convertirse en protagonistas de su propio desarrollo y demostración de cómo, con el trabajo comunitario, la colaboración de las autoridades y el apoyo de la comunidad cristiana, se pueden construir oportunidades duraderas de futuro para las personas en situación más precaria.

En estos momentos de crisis económica y de valores, la apuesta de Cáritas Española por África expresa una voluntad clara de poner a las persona en el centro de todas las acciones de cooperación fraterna con la Iglesia y las Cáritas del continente, y de fortalecer el liderazgo de todas ellas en la promoción de los derechos humanos y de la construcción de la paz.