Caritas

Día mundial contra el trabajo infantil: Apuesta de Cáritas por la protección de los niños no acompañados

caritasLa dignidad de la infancia en situación precaria es una de las prioridades de la acción de lucha contra la pobreza que Cáritas desarrolla tanto dentro como fuera de España. Hoy, con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Cáritas se suma a la denuncia lanzada ayer en Ginebra por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con la presentación del informe Erradicar el trabajo infantil en el trabajo doméstico.

En el mismo se constata que en la actualidad cerca de 215 millones de menores trabajan en todo el mundo en ese sector, muchos de ellos a tiempo completo. Se trata de menores que no van a la escuela, no reciben alimentación ni cuidados apropiados y se les niega la oportunidad de ser niños. Y más de la mitad de ellos están expuestos a las peores formas de trabajo infantil, en ambientes peligrosos o de semi-esclavitud.

Cáritas, en su opción preferencial por los más vulnerables, reitera su determinación de seguir luchando para proteger a los niños de esta lacra allí donde se encuentren: en las minas de Burkina-Faso, en los talleres de Bangladesh, en las calles de Senegal o en los basureros de Honduras.

Hogares escuelas para niños no acompañados en Bolivia y Haití

A Cáritas le preocupa especialmente la extrema vulnerabilidad de los menores no acompañados. Por eso, apoya la creación de hogares escuelas en todo el mundo para niños de malviven en las calles, que se encuentran solos o separados de sus familias y que son víctimas de cualquier forma de explotación.

Un buen ejemplo de ello es la Casa Oikía, un centro de acogida ubicado en la ciudad de Santa Cruz (Bolivia) que Cáritas Española está apoyando con la colaboración de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia de Burdeos y que permite ofrecer comida, alojamiento, atención médica y educación a 270 menores de entre 8 y 18 años.

Precisamente, Bolivia es uno de los países de América Latina donde la población infantil es particularmente vulnerable a la explotación laboral. Según la OIT, en ese país andino existen aproximadamente 850.000 niños trabajadores, de los cuales 33.000 se dedican al trabajo doméstico.

Otro país americano donde muchos niños han perdido sus hogares y están expuestos a situaciones de abuso es Haití, donde, a raíz del devastador terremoto de 2010, un gran número de menores vive alejado de sus familias, carece de asistencia sanitaria y no recibe educación.

Cáritas Española está trabajando intensamente en la isla con esta población infantil, mediante el apoyo a la creación de centros de acogida y de escuelas. A través de estos proyectos se busca proteger a estos menores de cualquier forma de explotación, evitar que malvivan en la calle y reducir sus condiciones de analfabetismo. De hecho, recientemente se ha aprobado la ampliación del presupuesto destinado a la construcción de un hogar-escuela para 800 niños, que dirigen los Padres Somascos en la provincia dominicana de Dajabón, en la frontera con Haití.