Encuentro de sacerdotes de la Ribera en el Santuario de la Virgen del Yugo

Virgen del YugoArguedas. Como todos los años, llegado el último lunes de mayo, los sacerdotes de la Ribera, y también algunos sacerdotes que estando en otros lugares no olvidan su paso por nuestra tierra, se acercaron al Santuario de la Virgen del Yugo.

A menudo, los curas, a pesar de que están relativamente cerca los unos de los otros, no tienen muchas ocasiones de estar juntos, de convivir. Por eso, estos encuentros les permiten compartir cosas especialmente suyas: los sinsabores y alegrías de la pastoral, los retos que cada día encuentran en su labor… También, cómo no, hay tiempo para los chistes, las chanzas, y a veces, alguno hasta es capaz de entonar una jota.

El encuentro comenzó a las once de la mañana con un ligero almuerzo y un paseo por los alrededores. Ese lunes el día amaneció espléndido, luminoso, después de tantos días grises. Después, a la una, comenzaron con la celebración de la Santa Misa, presidida por aquellos que celebran este año sus bodas de oro o plata sacerdotales. En esta ocasión les tocó a Emilio Vicente, Pedro Gárriz y Javier Villava. Allí a los pies de la Virgen, pidieron por los fieles de sus pueblos y, especialmente, por los que están sufriendo esta importante crisis económica. Se tuvo un recuerdo especial por los compañeros que se marcharon a la Casa del Padre durante los últimos años.

Después tuvo lugar la comida en el restaurante del santuario. Una comida abundante, rica, bien hecha y mejor servida. Al partir, y a pesar del aguacero que les cayó encima, todos llevában en el semblante una sonrisa, seguramente contagiados por la sonrisa de la Virgen Bardenera. Hasta el próximo año.

José Mª Garbayo, párroco Ribaforada