LARRAGA3

Visita Pastoral a Larraga

lARRAGA3El Señor Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Monseñor Francisco Pérez González, continúa las visitas pastorales por los pueblos y villas navarras. La pasada semana fue el turno de Larraga.

Durante los días de Semana Santa, entre las muchas frases históricas que pronunció el nuevo Papa Francisco, en una de ellas pidió a sus sacerdotes que salieran de las iglesias y que pastorearan de verdad al rebaño de la Iglesia; porque “tienen que ser pastores con olor a oveja”. Dicho y hecho, el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela se impregnó la pasada semana, literalmente, de olor a oveja, ocurrió durante su visita pastoral a Larraga.

Pero hay que recordar que este pastor de la diócesis Navarra lleva pastoreando a pie, pueblo por pueblo, desde que hace casi seis años fuera destinado a Navarra. Cuando Francisco Pérez González llegó a Navarra como Obispo y Arzobispo de esta diócesis, dejó claro que uno de los pilares de su ministerio sería conocer a los sacerdotes y a los feligreses que tiene a su cuidado, en cada rincón de la Comunidad Foral. Un modo, sin duda eficaz, de cultivar el encuentro con el pueblo de Dios.

Así, la apretada agenda de Monseñor ha ido haciendo huecos para poder dedicar tres días seguidos a una misma localidad; comenzando desde la ribera Navarra y poco a poco, subiendo por la geografía foral. En este momento, se encuentra por la zona media Navarra y la pasada semana, concretamente los días 25, 26 y 27 de abril, le tocó el turno a Larraga. Un pueblo de 2000 habitantes, que engalanó el alma de sus fieles para hacer de la visita de su obispo un momento único. Oraciones y misas se sucedieron a lo largo de la visita, desde primera hora de la mañana hasta la noche. Nuestro Obispo atendió a todas las personas que quisieron saludarle y conversar con él, y él mismo se fue acercando a todas las personas que se encontraba a su paso, incluso personas no creyentes y de otras religiones, como la musulmana, que aceptaron de buena gana el humilde saludo y la sincera sonrisa de “este hombre vestido de negro”, como algunos lo describían.LARRAGA

Dio charlas a distintos colectivos y se alimentó de las inquietudes de sus feligreses. Pero sin duda, uno de los momentos más especiales de estas visitas pastorales son las visitas a los enfermos. Hablamos de personas que no pueden salir de casa debido a la enfermedad, normalmente personas mayores, que tienen la posibilidad de acoger en sus casas al cabeza de su Iglesia y recibir de sus manos la bendición y el consuelo, que en los momentos de dolor son siempre tan bien recibidos. Don Francisco dio ejemplo acercándose a aquellos que, a menudo, olvidamos en nuestro día a día: los enfermos.

El colegio público de la localidad también quiso que sus alumnos estuvieran junto a Don Francisco un rato. Lo recibieron en sus aulas y los pequeños tuvieron ocasión de departir con él, de escucharle e incluso de preguntarle libremente sobre su vida y familia.

VISITA A EMPRESAS

Conocer algunas de las empresas de las localidades que visita se ha convertido también en una tradición en sus visitas pastorales. En este caso, la construcción es un pilar importante en Larraga, y dado que está pasando por uno de sus momentos más duros, el Arzobispo quiso estar con los empresarios constructores que, a pesar de los cambios de su negocio, intentan adaptarse a los nuevos tiempos. Construcciones Merino le abrió las puertas de su negocio y de sus nuevas ilusiones.

 LARRAGA1

La fábrica de conservas Asensio, no sólo recibió la visita de monseñor, sino que inauguró con él la temporada y la llegada de los primeros camiones de espárragos frescos de Navarra para embotar.

Las empresas son el motor de la economía y en Larraga, desde hace años, la Ganadería Macua es señal de buen hacer y de prestigio, pues sigue llevando el nombre de Larraga más allá de nuestras fronteras. El ganado bravo en la finca La Serna hizo las delicias del sacerdote del pueblo, Don Diego Jiménez y de Don Francisco, que se rodearon de niños de catequesis para pasar una tarde entre animales. La ganadería Macua tiene también en la finca otros animales para uso particular y con ellos se pudo vivir uno de los momentos más divertidos de la visita, cuando el aguerrido párroco se lanzó entre varios animales (entre ellos un novillo) para coger un cordero y entregárselo al gran pastor, el obispo, que muy hábilmente enseñó al párroco y a las familias allí presentes, cómo se coge a un cordero sobre los hombros. La petición del nuevo Papa Francisco, que exhortó a los sacerdotes, en Semana Santa, a salir de verdad para impregnarse de olor a oveja, se hizo real y palpable con la espontánea acción de los dos clérigos.

Don Francisco también tuvo ocasión de conocer una realidad de Larraga desconocida para muchos; y es que se trata del pueblo de España con más viveros de vid. En estos terrenos, se crían un alto porcentaje de las vides que las bodegas españolas de más prestigio compran y plantan en sus viñas, para obtener de ellas sus más selectos caldos. Vinos de Rioja, Ribera del Duero, … tienen su origen en Larraga. Así, Monseñor Francisco Pérez conoció una de estas empresas vitivinícolas, Viveros Villanueva, la más grande del sector a nivel nacional, y que es llevada en la actualidad por la quinta generación de la misma familia que se dedica a este negocio. Una realidad, también inusual en las empresas familiares.

Sin duda disfrutó en todas las visitas, que le ofrecieron viandas de todo tipo…

La eucaristía de despedida fue el acto más multitudinario. Y si nos preguntamos si es de lógica esto, sólo había que preguntar a los ragueses para entender la emoción de muchos de ellos en una misa que estuvo amenizada por la Coral San Miguel, y contó con la colaboración final de la Comparsa Alegría Raguesa.

La teoría de estas visitas pastorales dice que este encuentro personal con los sacerdotes y demás fieles del pueblo de Dios es importante para que el obispo los conozca y dirija, los exhorte a una vida de fe y de práctica cristiana, así como para que vea de cerca y valore en su real eficacia las estructuras e instrumentos destinados al servicio pastoral.

En la práctica, los ragueses han salido fortalecidos en la fe, y contentos de haber encontrado a un Obispo muy cercano, que no ha dudado en saltarse todos los protocolos y, bien orientado por el nuevo Papa, saludar con efusivos abrazos a todos los que se acercaron a él. Además, ha demostrado en todas las conversaciones una cercanía y una empatía que ha dejado muy buen sabor de boca en los ragueses. Y no olvidemos que Don Francisco es también Arzobispo Metropolitano de la zona norte de España y uno de los siete miembros del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española, un hombre de peso en la Iglesia española que ha disfrutado de las conversaciones y bromas de un pueblo que ya le ha invitado todas las veces que desee a visitarlo de nuevo. TEXTO Y FOTOS: Yosune Villanueva.