CÁRITAS

Campaña a favor de las víctimas del conflicto armado en Colombia “Por el derecho a la vida digna y la restitución de tierrras”

CÁRITASLa Conferencia Episcopal de Colombia, el Secretariado Nacional de Pastoral Social, ACNUR y la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, lanzaron ayer día 13 la campaña: “Las víctimas tienen derecho a la vida digna y a la restitución de tierras”. El propósito de esta iniciativa es informar a las víctimas aspectos relacionados con sus derechos, a la protección de su vida y a la restitución de tierras y sensibilizar a la comunidad internacional y otras contrapartes frente a las necesidades protección de los derechos a la vida y a la tierra de los reclamantes. La campaña ha sido presentada en Cúcuta, capital del Departamento Norte de Santander.

El objetivo del Gobierno es restituir 2 millones de hectáreas –de los 6,63 millones de hectáreas despojadas y abandonadas–, a sus propietarios legítimos.

El Departamento Norte de Santander ha sido uno de los departamentos más afectado por este fenómeno, allí 90.000 familias han tenido que abandonar la tierra perseguidos por los actores del conflicto. Tibú es el segundo municipio con mayor número de requerimientos de este tipo en Colombia.

Durante la presentación monseñor Héctor Fabio Henao, director de la Pastoral Social, declaró: “Si queremos un Estado Social de Derecho es necesario resolver estos dos problemas”. Esta campaña es una llamada para que nadie sea indiferente ante este tema.

Movilización de los campesinos

Tibú ha sido la ciudad en la que, hasta finales del pasado mes de junio, los campesinos de la región se han estado manifestando, bloqueando los accesos a la ciudad y el abastecimiento de la misma, en contra de la erradicación de los cultivos ilegales de coca y exigiendo al Gobierno un plan de sustitución de cultivos con el fin de sacar a la región del abandono institucional crónico que se ha visto agravado con la guerra, la militarización y la violación sistemática de los derechos humanos.

Las movilizaciones terminaron el pasado 9 de agosto con la firma de un Acuerdo de Garantías entre el Gobierno y los campesinos y con un calendario de reuniones que permita a las partes establecer un diálogo sobre las propuestas de cada uno de los actores.

Trabajo de Cáritas Colombia y Cáritas Española

La Cáritas Diocesana de Tibú viene desarrollando una experiencia de organización social con las comunidades, con el fin de fortalecer integralmente a los líderes sociales y apoyar a los servidores públicos desde sus organismos estatales, para la creación y funcionamiento de espacios de interacción o participación democrática con los sectores sociales, con procesos de producción agropecuaria o de servicios y creación de políticas públicas para el sector rural en el Catatumbo.

En el año 2006 se inició un proceso de trabajo y colaboración entre Pastoral Social-Cáritas Colombia y Cáritas Española que se centraba en las regiones del Magdalena Medio, el Urabá Antioqueño y el Catatumbo Colombiano (que abarca parte del Departamento Norte de Santander). El objetivo de este trabajo era el fortalecimiento de la organización social y la creación de espacios de participación ciudadana. En esa línea e trabajo se enmarca el convenio que Cáritas Española y la AECID están ejecutando desde el año 2010 y hasta finales de 2013, un convenio dotado con 2.650.000 € que mejorará las condiciones de vida de la población a través de cursos de formación en materia de legislación y la participación en actividades productivas sostenibles que generen ingresos y permitan combatir la pobreza.

En la región del Catatumbo Cáritas acompaña, en los municipios de de Sardinata, Tibú y El Tarra (Dep. Norte de Santander) procesos de producción agroecológica con 137 familias campesinas, 45 % mujeres y 55 % hombres, mediante tres estrategias: Fomento de formas asociativas cogestionadas; Desarrollo de un plan continuo de educación en economía de la solidaridad, capacitación técnica y acceso a la información, y Construcción, adecuación y dotación de infraestructura para la producción, la transformación y la distribución agroalimentaria.

Resultados a corto plazo

Uno de los frutos de este Convenio ha sido la creación de la Asociación de Productores y Comercializadores de Pacelli, ASOPROCOMP, formada por 11 mujeres que decidieron organizarse para comprar los productos agroecológicos que las familias campesinas producen y comercializarlos. El acompañamiento se ha centrado en la orientación del trabajo conjunto de las asociadas para la elaboración de estatutos, definición de la razón social, diseño de las facturas, desarrollo del proceso de legalización ante la Cámara de Comercio cumpliendo los requisitos exigidos y promoción de los servicios de la organización. Asimismo, se ha impartido formación en el marco jurídico de la organización, los estatutos y los derechos y deberes que tienen como asociadas y el manejo contable. También se apoyó con la compra de una vitrina refrigeradora y la elaboración de los talonarios de las facturas. En la actualidad compran y comercializan los productos alimentarios que producen los agricultores campesinos, productos que además se consumen en los comedores infantiles de los hogares comunitarios y en la comunidad en general, promoviendo el consumo de productos frescos, de buena calidad, comprados directamente a quienes los producen.