Manos Unidas1

La solidaridad nos hace más sólidos y menos solitarios; más cercanos

Manos unidas1Con motivo del Día Internacional de la Solidaridad, que se celebra el 31 de agosto, decimos de nuevo #Graciasati y lo hacemos con una carta que hemos recibido desde la ciudad de Juliaca, en Perú, donde Manos Unidas apoya el proyecto “SEMBRANDO FUTURO” para mujeres, niños y adolescentes. Una misiva quer agradece que las personas, aún en época de crisis, mantengan despierta la sensibilidad. “Gracias por interesarse con nosotros por aquellos que no interesan a nadie”.

Firma la carta, en nombre del CPUR, nuestro socio local, y de los beneficiarios del proyecto, Teófilo Rivera, quien se dirige a todas las personas que colaboran con Manos Unidas.

“En primer lugar, afirma, quiero agradecerles sinceramente su confianza en Manos Unidas y felicitar sus iniciativas de sensibilización en favor de causas solidarias. Les sentimos cerca y compartimos su mismo proyecto: un mundo más justo, más igual”.

“Con nuestro compromiso y entrega en el trabajo queremos estar a la altura de vuestra solidaridad”.

Más adelante, el director ejcutivo de CPUR, expone, como en voz alta, sus reflexiones: “Quiero pensar que en la ejecución de este proyecto todos crecemos: ustedes, desde la retaguardia, abriendo una mano amiga, manteniendo despierta la sensibilidad de las personas en un contexto de crisis; nosotros desde el tajo, testimoniando vuestra solidaridad y animando procesos de cambio que mejoren las condiciones de vida de esta gente; los beneficiarios del proyecto (mujeres, niños, adolescentes) que gracias a su apoyo pueden asomarse a la vida con más esperanza, con más posibilidades y menos miedos”.

“Estoy seguro de que a todos, la solidaridad nos hace más sólidos y menos solitarios; más consistentes, más humanos, más cercanos”, afirma, antes de transmitir el agradecimiento de las personas beneficiarias del proyecto. “Son mujeres con rostro propio; son niños que llevan el alma en los ojos, como todos los niños; son adolescentes que se asoman a la vida con sueños y miedos. Son mujeres que a veces han perdido hasta su sombra. Gracias por interesarse con nosotros por aquellos que no interesan a nadie”.

Manos Unidas2“Su solidaridad, amigos, es una prueba de la existencia de estas personas y de su dignidad. Seguramente no resolveremos del todo su pobreza, pero contribuimos a recuperar su dignidad”, continúa. “Un pasado de pobreza marcaba el rostro de sus vidas, pero les estamos ayudando a vivir con esperanza y en mejores condiciones”.

Y termina enumerando los motivos que mueven a la solidaridad: “En nuestro contacto diario con estas personas hemos aprendido una lección: La solidaridad sencilla y pura despierta la conciencia; es digna de fe, genera dignidad y devuelve libertad. Aquí en Juliaca y suponemos que también allá”.

“Gracias en nombre de estas personas a las que nos han ayudado a ayudar”.

La misiva completa, que va dirigida a los malagueños, puedes leerla en el PDF