DSC 3852

Más de 400 personas en el VI Encuentro de Familias en el Seminario

DSC_3852El pasado 27 de octubre, más de 400 personas se reunieron en el Seminario de Pamplona, para celebrar el VI Encuentro de familias con nuestro Sr. Arzobispo. La jornada empezó a las 10.00 h. con la retransmisión en directo de la Misa de las Familias en Roma. A continuación, Fernando García, Profesor de Química y experto en educación y nuevas tecnologías, dio una charla titulada “Ecología Digital en la familia”. Las familias descubrieron que el trato en el hogar entre padres e hijos, entre esposo y esposa y entre hermanos es la mejor red social, que mirarse cara a cara en torno a una mesa o en el sofá del salón une más que un mil wassap y que una conversación profunda de un padre con hijo le da mil vueltas a Google o Wikipedia.

Internet tiene grandes ventajas pero también evidentes e importantes peligros. El principal, la deshumanización, explicó Fernando. “Internet nos aleja de lo cercano y nos acerca a la nada”. “¿Para qué tener 300 amigos en Facebook si no puedes encontrar a tres para jugar un mus?”. Son frases de adolescentes de 16 años, verdaderos expertos en la materia. Son opiniones que corroboran psicólogos y sociólogos. El neurocientífico Gary Small concluye que Internet nos está cambiando el cerebro. Y el filósofo Nicholas Carr defiende que la red y las redes sociales “nos vuelve estípidos” porque es una “distracción irreflexiva”. Es tal el bombardeo de información que no hay tiempo para la reflexión, para tomar decisiones sensatas.

Fernando García explicó que las nuevas tecnologías han creado una “ecología digital” con cuatro características: la “infointoxicación” (mucha información y poco conocimiento), la concupiscencia digital (la necesidad de estar a la última), el ruido digital (bombardeo de mensajes) y el estrés de la comunicación permanente, donde hay que estar siempre pendiente del móvil.

Los peligros de Internet pueden hacer un grave daño a la familia, por lo que hay que cuidar del uso que hacen de todo tipo de dispositivos tanto los padres como los hijos. Fernando García ofreció un consejo clave: “Hay que tener momento con la tecnología aparcada para mirarnos cara a cara. Tener espacios y tiempos para la desconexión. Y si es para rezar el Rosario en familia, mucho mejor”.

Sobre el control del uso de las tecnologías por parte de los hijos adolescentes, García ofreció unas pautas: un móvil no es en absoluto un buen regalo para la Primera Comunión; los aparatos son de la familia, no de uso individual y exclusivo; si se permite a un hijo el uso de un móvil, tableta u ordenador, debe haber unas normas claras y unas sanciones si se incumplen; hablar de los beneficios y riesgos; hacerles responsables del gasto, y no espiar a los hijos en las redes sociales porque hay que respetar su intimidad. En resumen, fomentar en ellos un uso responsable de las tecnologías.

Una madre expuso su inquietud personal: “Mi hija dice que si wassap se siente excluida del grupo de amigas”. Fernando García admitió que para un adolescente es duro prescindir de las nuevas tecnologías. “Pero si habla con las amigas, se dará cuenta de que ella tiene dos o tres hermanos y que tiene que compartir todo, que va a catequesis, los domingos a Misa, que sus padres llevan 20 años casados… y descubrirá que poco o nada tiene en común con sus amigas y que lo de Internet, es una cosa más. Al final a nuestros hijos les toca ir contracorriente en todos los ámbitos”.

A continuación, dos responsables de la página web www.arguments.es, que nació con motivo de la JMJ de Madrid, explicaron su proyecto. Se trata de una página que recopila recursos para la catequesis de niños, jóvenes y adultos, así como preguntas “controvertidas” sobre la fe. Detrás de la web hay más de 150 voluntarios que han dedicado muchas horas para editar vídeos y transformar en formatos multimedia materiales muy prácticos, sobre todo para la formación de niños y adolescentes.

Mientras los padres escuchaban esta interesante charla, los hijos pudieron pasar una agradable jornada, los más pequeños, con los hinchables y las actuaciones de Pepe Melodías. Y los adolescentes, ayudando como monitores. Y la verdad, a pocos se les vio enganchados al smartphone pendientes del último wassap. Todo un ejemplo de que se puede tener una cuadrilla de amigos reales, no virtuales.

Y con los móviles apagados, pasamos a la capilla del Seminario, donde celebramos la Santa Misa presidida por Mons. Francisco Pérez. En lugar de “ruido digital” había barullo de niños, pero del que “ayuda” a rezar. Y de la oración nos habló nuestro Arzobispo en la homilía, de la oración perseverante y confiada a la Misericordia, como la del publicano de la parábola del Evangelio. “Dios escucha siempre”, remarcó. Tras la Misa y antes de la comida, las familias acudieron al Corazón de Jesús a poner sus preocupaciones e inquietudes a sus pies.

A las 14.00 h. las familias comieron en el Seminario, y a las 16.00 h. un grupo de familas dio testimonio de su vocación matrimonial. Por último, se expuso el Santísimo y acabó la Jornada.