Dsc 4265

Día de la Iglesia Diocesana

dsc_4265Un año más, la diócesis de Pamplona y Tudela celebró el Día de la Iglesia Diocesana, una jornada en la que se pide la ayuda económica de todos los miembros que forman parte de la Iglesia de Navarra, para su mantenimiento. Este año se celebró bajo el lema “La Iglesia con todos, al servicio de todos”.

El acto central de la jornada fue la celebración de una Santa Misa en la Catedral de Santa María la Real de Pamplona, a las doce del mediodía, que fue presidida por el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, y concelebrada por numerosos sacerdotes. La parte musical corrió a cargo de la Capilla de Música, dirigida por el maestro de capilla Aurelio Sagaseta.

Don Francisco señaló en su homilía que la iglesia es la madre de todos, que no excluye a nadie, pero que tiene predilección pro los pobres, por los sencillos, por los pecadores, por los humildes, por los enfermos, por los más necesitados. “La Iglesia proclama el Evangelio al mundo entero” recordó don Francisco, quien añadió que en ella somos acogidos con la bondad de la madre que ama a todos sus hijos.

En el marco de la celebración tuvo lugar la entrega de la Medalla de la Iglesia Diocesana, que este año recayó en Luis Gallego Ropero, antiguo profesor de la Universidad Pública de Navarra. Tras la Eucaristía, el Señor Arzobispo le hizo entrega de la medalla, una réplica de la Virgen que está en el retablo de San Miguel de Aralar.

Medalla de la Iglesia Diocesana

La diócesis de Pamplona y Tudela ha decidido conceder la Medalla de la Iglesia Diocesana a don Luis Gallego Ropero en reconocimiento:

1. A su decisiva intervención en la consecución del convenio de colaboración firmado el año 1993 entre el Arzobispado de Pamplona y la Universidad Pública de Navarra, por el cual se creó el Servicio Religioso de la misma.

2. Por haber consolidado en estos 20 años la presencia de los valores cristianos en el marco académico, posibilitando el estudio de materias religiosas a los universitarios.

3. Por tender un continuo puente entre la Iglesia y la sociedad, la fe y la ciencia, la fe y la cultura, dando a conocer la tarea realizada por la Iglesia en todos los ámbitos de la vida humana, en especial de los más necesitados del mundo.

4. Por su testimonio de cristiano en los diferentes cargos que ha ejercido en el servicio a la comunidad universitaria, especialmente el de Defensor de la misma.

5. Por su labor en el encuentro de la fe con el mundo de la música y del teatro siendo gran impulsor de ambas artes en Navarra.