Escuela De Rescates

Escuela de Rescates de Navarra

escuela de rescates“Queremos ayudarte. Es la frase con la que nos acercamos a las madres que ante situaciones de dificultad, acuden al establecimiento abortivo”, explicaba el doctor Jesús Poveda de Agustín hace unos días en las puertas de la Clínica Ansoáin.

Este médico madrileño y profesor de psiquiatría en la Universidad Autónoma de Madrid lleva más de 35 años combatiendo a favor de la vida: “He recogido firmas, he rezado el rosario, me he sentado ante las clínicas… y ahora he visto que además de todo eso también ha llegado el momento de ayudar a las madres a tener a sus hijos”, comentaba el pasado viernes 6 de septiembre.

Su auditorio en Pamplona: una treintena de jóvenes apasionados por asumir las consecuencias de vivir y dispuestos a dar la vida por la vida. Los futuros rescatadores. La semilla de la que nace la Escuela de Rescates de Navarra, destinada a salvar vidas de bebés antes de que sean abortados. La idea: ir cargados de argumentos y soluciones que ayuden a la madre a plantearse otras alternativas. El escenario: el jardín frente al establecimiento donde se practica el aborto en Navarra.

Estos días el grupo está intensificando su formación. Después del médico pionero en rescates, escucharon el sábado pasado a las integrantes del grupo Eskutik, que también llevan años rescatando en San Sebastián; debatieron y resolvieron casos reales de rescates con boli y papel; se informaron de los recursos que existen en Navarra para ayudar a madres en dificultad… Y para la mañana del próximo sábado 28 de septiembre tienen prevista una última oportunidad de formación, a la que podrán reengancharse nuevos voluntarios.

Después, llega organizar los turnos en grupos de 2 ó 4 personas. Cada una pone un granito de su tiempo, una, dos o tres horas a la semana, para entre todas cubrir la mayor parte posible de horario y construir un salvavidas al que pueda agarrarse la madre antes de tomar una decisión “que le marcará durante toda su vida”.

“Muchas veces el trabajo se hace simplemente estando ahí, dando un folleto con una sonrisa”, exponía el médico en la charla formativa a pie de calle. “Y cuando te preguntan ‘qué haces aquí’, contestas ‘vengo a darte esto”.

Es la receta, aderazada de unos pocos ingredientes más, con la que el doctor madrileño y un puñado de voluntarios han logrado salvar en los tres últimos años más de 300 vidas en las puertas de la Clínica Dator, el primer centro autorizado por el Estado para cometer asesinatos. Ahora, varias decenas de voluntarios pretenden hacerlo en Navarra, antes de que la madre se recueste en el quirófano donde en el último año se ha asesinado a más de un millar de criaturas.

Su principal labor será escuchar el drama humano que sufre esta persona. Ponerse en sus zapatos para ayudarle a parar el golpe. “Las personas que están en esta situación llegan muchas veces con argumentos muy emocionales”, señalaba Poveda. “Nosotros nos preparamos para poder decirle: lo que necesitas, yo lo tengo”. Te comentan: ‘Mi chico se ha quedado sin trabajo’, pues aquí tienes un empleo; ‘si aborto, me echan de casa’, pues tienes esta familia de acogida, y además podrás recibir formación para salir preparada para trabajar… etc.”

No se trata de inventar nada. Habrá después acompañamientos, de los que se encargarán voluntarias de la Fundación Madre y Madres Valientes, pisos de acogida de COSPLAN y familias particulares; se cuenta con apoyo de las organizaciones pro vida de Navarra, como ANDEVI que realiza ecografías y presta atención médica y pediátrica…

En estos días, la Escuela de Rescates de Navarra está buscando rescatadores para completar turnos. “Si uno ve duro ir a las puertas del abortorio, también puede ofrecerse como voluntario para apoyar a organizaciones que acompañan y prestan ayuda a las madres”, expone Inés Abad Aranzábal, de la Coordinadora por la Vida y entusiasta voluntaria de la Escuela de Rescates. “Yo he visto que no me quedaba otra alternativa, desde que fui consciente de qué era el aborto”, explica Manu Ruiz, estudiante de Psicología y Pedagogía, y uno de los principales promotores de la iniciativa. “El hecho de estar entre la vida y la muerte de un niño es una responsabilidad. Poder influir en la decisión, una maravilla”. Martín Ruiz

 

Carta de un rescatador

“MUJER NO ESTÁS SOLA”

La Escuela es la última frontera entre la vida y la muerte.

Nuestra misión, solucionar la respuesta a la pregunta: “¿Qué necesitas para no abortar?”

Ésta es la clave, lo que nos diferencia de los médicos del negocio abortista: que vamos al abortorio solamente a proporcionar ayuda, siempre desde el respeto a la mujer, haga lo que haga, y una voluntad firme de compromiso. Nos debemos poner en la piel de la otra persona, sin juzgar nunca, ni despreciar, ni en ningún caso imponer. Comprender qué le ha pasado por la cabeza y por el corazón a la chica que quiere entrar. Lo que funciona en un rescate es primero escuchar, y luego, desde el respeto, proponer alternativas.”No será casualidad que estemos ahí hablando contigo, mujer, no estás sola, eres importante y nos gustaría ayudarte”.

Si lo que has leído te ha emocionado tanto como a mí, recuerda que el que no aporta soluciones es parte del problema. Está en tu mano cambiar el mundo. Joan Gubert Ros

Datos:

Para ponerse en contacto, ofrecerse como rescatador, como familia adoptiva de una madre en dificultad o colaborar en cualquier otra tarea:

escueladerescates@gmail.com

692 329 446

En la red:

@EscuelaRescates (Twitter)

www.facebook.com/escuelarescates

rescatadoresdemadres.blogspot.com.es

Cuenta de La Caixa para ayudar a que la Escuela de Rescates pueda tener material informativo, una web y organizar jornadas de formación:

2100 5306 3302 0003 0738