Web

En defensa de la vida

web«Para el católico, ley del aborto, ninguna», con estas palabras se ha expresado Mons. Fernando Sebastián en relación a la interrupción voluntaria del embarazo. Esta importante cuestión vuelve a estar de actualidad en nuestro país por la tramitación del anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la Mujer Embarazada. ¿Qué dice el Papa en defensa de la vida? Hemos rescatado las palabras de Francisco, quien afirma que «suscita horror pensar en las víctimas del aborto». De igual forma, en el siguiente reportaje pretendemos conocer, a la luz de la fe y la ciencia, la realidad del ser humano desde su concepción.

El jesuita Ignacio Núñez de Castro, catedrático emérito de Bioquímica y Biología Molecular de la UMA ha realizado su particular contribución al debate del aborto que estos días se ha suscitado en la sociedad española. Resumimos aquí un artículo de su autoría que realiza un recorrido por la historia del pensamiento pagano y cristiano en torno a la cuestión. Núñez de Castro desmiente algunos de los mitos que, «por mucho repetirlos, no logran un estatuto de verdad, pero van calando poco a poco en la conciencia colectiva de algunos sectores». Los siguientes párrafos son un resumen de su artículo que pueden leer en toda su extensión al final de esta compilación.

MADRE E HIJO, DOS SERES DIFERENTES 

“La comunicación molecular madre-embrión es tan temprana como la formación del cigoto; el embrión, por su parte, produce también hormonas y citocinas que actúan sobre los receptores específicos maternos. La condición de todo ser vivo es la de ser un sistema abierto a recibir del exterior materia y energía. No está, pues, justificado negar la substantividad, es decir, la unidad total del organismo en las primeras fases del desarrollo embrionario y al tratarse de un organismo humano, no se le puede negar consecuentemente la sustantividad humana. En el cigoto está toda la información constitutiva de la especie, como lo confirma la embriología comparada”.

SÍMBOLO DE “PROGRESO”

El aborto era conocido y practicado en el mundo grecorromano. Al aborto se refería ya el Juramento Hipocrático: “No daré ninguna droga letal a nadie, aunque me la pidan, ni sugeriré un tal uso, y del mismo modo tampoco a ninguna mujer daré pesario abortivo, sino que, a lo largo de mi vida, ejerceré el arte pura y santamente”.

LA GESTACIÓN, UNA FASE DE LA VIDA

La distancia de nueve meses entre las fiestas litúrgicas de la Encarnación (25 de Marzo) y la Navidad (25 de Diciembre), así como de la Inmaculada Concepción (8 de Diciembre) y la Natividad de Nuestra Señora (8 de septiembre), confirma también cómo el pueblo de Dios ha considerado siempre que la vida humana comienza con la concepción.

EL FALSO “CONSENSO SOCIAL”

Las discusiones que tuvieron lugar en torno a la ley vigente 2/2010 (B.O.E. 4 de Marzo de 2010), ley que fue aprobada por una mayoría muy exigua en el Parlamento y ratificada en el Senado por 132 votos a favor frente a 126 en contra, nos quiere decir, que el hecho social del aborto, reclamado por algunos como un hecho social y admitido plenamente por nuestra sociedad, no es algo tan evidente.