Mons2

Mons. Munilla: “la ética tiene un fundamento religioso”

mons(ACI PRENSA) El Obispo de San Sebastián (España), Mons. José Ignacio Munilla, invitó a los padres de familia a matricular a sus hijos en la asignatura de Religión pues “la ética tiene un fundamento religioso” y por tanto “la perspectiva que conjuga la ética con las enseñanzas emanadas del Evangelio de Jesucristo” es más completa que la hecha sólo desde un punto de vista ético-laico.

Ante la inminente fecha de matriculación escolar para el próximo curso los padres deben decidir si sus hijos cursarán o no la asignatura de religión. Mons. Munilla destacó en una reciente carta que “la política no decide todo en una sociedad adulta” ya que según explica, uno de los males es que la política “se está convirtiendo en el único principio rector de la configuración de la convivencia social”.

Por lo que además de decidir el bien y el mal, la política también pretende “redefinir la naturaleza humana y la propia familia”, así como determinar el principio y el fin de la vida humana o ser la única responsable del sistema de enseñanza.

Mons. Munilla afirmó que el hecho de que se viva en una democracia no significa que “las familias hayan entregado a los poderes públicos toda su responsabilidad directa en la educación de sus propios hijos”, tal y como ocurre con la oferta y elección de la asignatura de Religión Católica y precisa que “la escuela no es de los partidos políticos, ni de la Iglesia, ni siquiera del Estado; sino de cada una de las familias que educan a sus hijos en ella”.

El Obispo de San Sebastián también destacó como razón para cursar Religión que “la ética tiene un fundamento religioso”, por lo que a la hora de afrontar la formación moral “la perspectiva que conjuga la ética con las enseñanzas emanadas del Evangelio de Jesucristo” es más completa que la que lo hace sólo desde un punto de vista ético-laico.

“Es justo que unos padres no creyentes puedan elegir para sus hijos una enseñanza ética sin dimensión religiosa confesional, o que otros creyentes opten por una enseñanza ética enraizada en unos cimientos religiosos”, indicó.

Sin embargo, recordó que “los cristianos pensamos que las bases de la ética son religiosas, y que sin estas, no se entiende suficientemente el mandato de hacer el bien y de evitar el mal. Detrás del ‘no mates’, se esconde nuestra fe en que la vida es sagrada; detrás del ‘no robes’ o del ‘sé solidario’, se esconde nuestra fe en que Dios creó el mundo para que lo administremos y compartamos como hermanos; detrás del ‘sé humilde’ o del ‘no seas soberbio’, se esconde nuestra fe en que Dios nos ama a cada uno con nuestras personales limitaciones, al mismo tiempo que nos llama a la santidad”.

Mons. Munilla aseguró que “para poder elegir libremente, es necesario conocer en profundidad”. “Los padres eligen para sus hijos los valores que consideran más adecuados para su desarrollo integral”, afirmó y precisó que “la auténtica elección en libertad solo puede darse desde el conocimiento, y no desde la ignorancia”.

El Prelado advirtió que “cuanto mayor es el desconocimiento de la doctrina cristiana y de la vida de la Iglesia, mayor es el rechazo hacia la opción cristiana. La ignorancia suele ser muy atrevida, e incluso, con frecuencia, falta de respeto. Por el contrario, a mayor conocimiento del hecho cristiano, y a mayor familiaridad con la vida de la Iglesia, suele crecer el juicio positivo hacia los valores cristianos”.

“El mayor enemigo de la fe cristiana no es el desacuerdo con sus valores y principios, sino el desconocimiento de ellos, que en una buena parte de las ocasiones suele ir acompañado de una notable falta de consciencia de la propia ignorancia. Por ello, para salvar el ‘desconocimiento’, no existe otra fórmula que el ‘acercamiento'”, afirmó.

Por ello, aseguró que “que la clase de Religión impartida en el sistema escolar, es una buena oportunidad para obtener un conocimiento objetivo y afectivamente cercano, que le permitirá al alumno disponerse a una elección madura y en libertad”.