Ramón

D. Ramón Buxarráis: «Estamos ante un hombre de gran valía»

RamónEl que fuera obispo de Málaga desde 1973 a 1991 afirma sobre Don Fernando: «me gustaron mucho sus primeras declaraciones tras conocer su elección como cardenal. Unas declaraciones en las que expresaba que ni lo deseaba ni lo esperaba. Esta confesión es de una gran sinceridad y muestra una gran humildad. Estamos ante un hombre de gran valía. Me impresionaron estas declaraciones. Dice mucho de él».

Estas palabras sobre el nuevo cardenal proceden de quien, durante los años de Obispo de Málaga, creó el Centro Diocesano de Teología, promovió las vocaciones al Seminario, a la vida religiosa y a las misiones. En estos años la Diócesis ofreció su colaboración sacerdotal al Sr. Arzobispo de Ciudad Bolívar y se hizo responsable de la Diócesis de Caicara del Orinoco (Venezuela). Entre sus numerosas Cartas Pastorales tuvieron gran popularidad y eran muy esperadas las denominadas «Cartas a Valerio», en las que abordaba temas de actualidad. Tras su renuncia al ejercicio del ministerio episcopal, el 11 de septiembre de 1991, reside en Melilla, donde sirve como capellán del Centro Asistencial confiado a las Hijas de la Caridad. También es, desde entonces, responsable y capellán de la Pastoral del Centro Penitenciario y Consiliario del Voluntariado de Prisiones.