Día Del Catequista

Día del Catequista 2014

día del catequistaEl pasado sábado, día 15, la delegación diocesana de Catequesis celebró su tradicional Día del Catequistas, una jornada festiva para agradecer la labor desinteresada de los cientos de catequistas de la diócesis. Este año, la jornada se celebró con el lema “Catequista, memoria de Dios”.

¿Quién es el catequista? Es el que custodia y alimenta la memoria de Dios; la custodia en sí mismo y sabe despertarla en los demás.

Estas palabras dichas por el Papa Francisco el pasado septiembre en el Encuentro Mundial de Catequistas, sirvieron de punto de partida para la Jornada de Catequistas celebrada el pasado 15 de febrero en Pamplona. Más de 600 catequistas venidos de toda la diócesis, se dieron cita en la parroquia de San Lorenzo para vivir un día de comunión en la misión evangelizadora y profundizar en lo que es ser memoria de Dios.

Se comenzó con una oración presidida por el Obispo Auxiliar, Mons. Juan Antonio Aznárez. El tema central de la oración fue el “Dayenú”, viejo canto de agradecimiento a Dios del pueblo de Israel. Allí el Delegado diocesano de Catequesis, Francisco Javier Ahechu, invitó a los catequistas a que hicieran memoria de tantos dones, de cuántos acontecimientos de nuestra vida tenemos que agradecer a Dios.

Tras ese primer momento, los catequistas se dividieron en grupos e iniciaron un “camino de la fe” a través de diversos lugares y personajes que recordaban a los primeros testigos de la fe en nuestra tierra de Navarra: San Fermín, unos peregrinos jacobeos, el pocico de San Cernin, la Virgen del Camino… Este camino terminaba en la iglesia de San Saturnino, donde escucharon algunas palabras del Papa Francisco dirigidas a los catequistas y proclamaron solemnemente el Credo.
La Jornada tuvo su acto culminante en la parroquia de San Nicolás donde, el Señor Arzobispo, Mons. Francisco Pérez, presidio la Eucaristía y nos animo a los allí presentes a continuar en su misión de ser catequistas. Una Eucaristía muy participada y llena de profundidad.

Para finalizar, los catequistas compartieron mesa y mantel en el hotel Tres Reyes, en una comida de ambiente muy fraterno.

Ahora les queda en sus lugares de destino hacer memoria de Dios con sus catecúmenos y vivir esta vocación de entrega con alegría, compromiso y creatividad.

Delegación de Catequesis